«El vecino tiene derecho a algo tan básico como entrar en su portal»

María del Mar Martín Rojo, concejala de Comercio y Vía Pública. Cree que ha llegado el momento de regular las terrazas «porque la calle es de todos» y no puede prevalecer el interés de los hosteleros

Con un discurso firme y sin titubeos, la concejala de Vía Pública, María del Mar Martín Rojo, parece dispuesta a pararle los pies a los hosteleros que hacen un uso excesivo de la vía pública. Aunque reconoce que los bares y restaurantes son una parte muy importante del tejido productivo de la ciudad, la también responsable del área de Reactivación Económica defiende que la calle es de todos y que hay que encontrar el consenso necesario. «El vecino tiene derecho a algo tan básico como poder entrar en su portal», razona.

–¿Cómo sería el Centro ideal?

–Una zona que pueda ser transitable. Hay calles por las que no se puede pasar y es de sentido común que hay que regularlas. Creo que todo el mundo coincide en que por las calles tienen que poder pasar personas con carritos o con discapacidad. La vía pública es de todos y debe convivir tanto el interés general como el particular de los hosteleros y de los comerciantes.

–¿Por qué se regula justo ahora, cuando las denuncias vecinales se repiten desde hace años?

–Hace 15 años el Centro no estaba como ahora. Ahora está más vivo y ha llegado el momento de ordenar, de analizar calle por calle para ver qué es lo que se puede hacer. Hay que intentar armonizar una situación que es necesaria porque en el Centro viven muchas familias y hay que buscar ese equilibrio de convivencia. Para ello estamos trabajando con la asociación de hosteleros y hemos montado una mesa de trabajo conjunto.

–¿Se puede hacer una norma para contentar a vecinos y hosteleros?

–Creo que es posible porque los vecinos no me transmiten que no quieran hostelería, sino que esté de una forma ordenada. Yal revés, los hosteleros quieren que haya vecinos que consuman en sus negocios. Lo importante es buscar ese equilibrio necesario. Si nosotros como ayuntamiento solo autorizamos una fila de mesas es porque pensamos que no debe haber más para que la calle sea transitable. Pero si autorizamos una y los empresarios ponen dos, es normal que los vecinos se quejen. El vecino tiene derecho a algo tan básico como poder entrar en su portal. Pese a todo, hay que ser conscientes de que vivir en el centro es más delicado.

–¿Cuántos negocios tienen una terraza ilegal o se exceden en la ocupación autorizada?

–No puedo hablar en porcentaje, pero hay que analizar el grado de incumplimiento de cada uno, ya que no es lo mismo poner más mesas que tener una pizarra anunciando los precios. Lo que ocurre ahora es que la ordenanza es excesivamente rígida y se dice que todo el mundo la incumple. Con la futura norma queremos garantizar que las calles mantengan una perspectiva y que cuando vayamos andando no tengamos que ir haciendo ‘eses’.

–¿Por qué se le ha comunicado a los hosteleros de la calle Santa María que no podrán tener terraza el año que viene?

–Si pasas por esa calle verás que no puedes circular, porque una cosa es la ocupación autorizada y otra lo que se ocupa. No puede ser que yo dé un metro y en mitad de la calle haya una mesa o un vestido de gitana. Tenemos que intentar, y más en el Centro, buscar ese equilibrio. No podemos dejarlo como está porque el año pasado ya estuviera así. Ahora habrá que analizar si se pueden volver a conceder esos permisos.

–¿Quiere decir que los empresarios de esa calle podrían tener terrazas el próximo año?

–Así es. Las autorizaciones había que quitarlas porque están en un uso precario (hay que renovarlas cada año y no dan derecho a un uso privativo). Revisarlas no quiere decir que vayan a desaparecer. Nuestra intención es volverlas a dar, pero con cambios y una vez estudiado cada uno de los casos concretos.

–¿En qué más calles se va a actuar de la misma manera de forma inmediata?

–Eso lo estamos viendo con la asociación de hosteleros, aunque todos sabemos cuáles son los puntos más complicados.

–¿Pueden estar tranquilos los empresarios que cumplen con la ordenanza y tienen en la actualidad una terraza autorizada?

–No. Pero no porque yo haga llegado, sino porque van a cambiar las normas. Como ya he dicho, las autorizaciones se conceden en precario y todos los años deben renovarse. Cuando le doy la autorización a un hostelero ya le estoy avisando de que el próximo año puede ser diferente. Esto no cambia a capricho de alguien, sino por un interés general que justifica el ordenamiento de la vía pública.

–Los hosteleros siempre argumentan la destrucción de empleo que acarrearía la reducción de terrazas.

–No sé si los que lo dicen han puesto mesas sin autorización y han creado una empresa rentable sin licencia. A ellos les diría que hay que cumplir las normas porque no puedes contratar a una persona sin autorización. A los que cumplen les digo que estudiaremos las circunstancias de cada calle con total normalidad. Yo no puedo decirle a un empresario a cuantas personas tiene que contratar, pero nuestra intención no es destruir empleos, sino todo lo contrario.

–¿Se van a regular otras zonas?

–Sí, pero se hará cuando esté lista la ordenanza. Mientras tanto, con la actual normativa podemos actuar en zonas puntuales como estamos ya haciendo.

Cambios en la ordenanza

–¿En qué situación se encuentra la modificación de la ordenanza?

–Ya tenemos un primer borrador y mi intención es tenerla lista lo antes posible, pero no es un proceso sencillo porque hay que aunar las opiniones de unos y otros. Cuando llegué al área decidí, no sé si para bien o para mal, abrir el debate a otros colectivos y asociaciones porque en la ocupación de la vía pública no solo tienen que aportar los empresarios. El documento también se lo hemos pasado al resto de áreas para que hagan sus aportaciones, ya que hay que decidir algo tan importante como la ciudad que queremos dentro de unos años.

–Uno de los cambios más llamativos, y a la vez polémicos, es la posibilidad de que la policía ordene la retirada de una terraza ilegal. ¿Se mantendrá esta medida?

–Así es. Lo que no se puede permitir es que los agentes sancionen a un negocio y todo siga igual. Eso lo tienen que entender los empresarios. No es cuestión de pagar, es que no está permitido y tienes que retirarlo. Ylo hará el propio empresario o la policía.

–¿Pero se retirará en el momento?

–Si está el restaurante lleno y tiene todas las mesas ocupadas supongo que no van a levantar a los clientes, pero la cuestión es que ese mismo día deben quitarlas al estar ocupando un espacio sin permiso. Es como cuando aparcas en doble fila y se lleva el coche la grúa.

 

images (3)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s