Veto a las terrazas en calles del Centro para garantizar la seguridad peatonal

El Ayuntamiento comunica a los hosteleros de las calles Santa María, Molina Lario, Císter y Duque de la Victoria que en 2017 queda anulada la autorización para mesas y sillas

S. SÁNCHEZ · V. R. BAYONA MÁLAGA | ACTUALIZADO 06.10.2016 – 01:00

 

zoom
  • El Ayuntamiento de Málaga viene comunicando en los últimos meses a los hosteleros que disponen de bares en las calles Santa María, Molina Lario, Duque de la Victoria y Císter que no les renovará las autorizaciones para la instalación de terrazas en la vía pública a partir de enero de 2017. La firmeza de la determinación está no obstante pendiente de las conversaciones que han iniciado los responsables municipales y la asociación que representa al sector, Mahos, con el objetivo de buscar soluciones alternativas que minimicen el impacto para estos establecimientos.

Las razones esgrimidas desde el Consistorio para poner sobre la mesa una medida de este tipo difiere en función de la vía. En el caso de Santa María, donde se cuentan cinco establecimientos con ocupación de vía pública, los técnicos son claros al subrayar la estrechez de la calle y la imposibilidad de compartir el espacio destinado al paso de los peatones con el del mobiliario de las terrazas de los bares. Y, aunque no se anuncia la no renovación de los permisos para las tiendas de souvenirs existentes en este punto del casco antiguo, sí se precisa que no se autorizarán ocupaciones superiores a un metro cuadrado, independientemente de la superficie y fachada del local.

Las circunstancias en las que se encuentran los hosteleros de las calles Molina Lario, Duque de la Victoria y Císter son diferentes. En estos casos no se trata de las dimensiones de las vías, sino del hecho de que las mismas tienen consideración de semipeatonales, estando abiertas al tránsito de taxis, vehículos de carga y descarga y otros coches autorizados. Ello afecta de lleno a la necesaria compatibilidad de los espacios peatonales, delimitados en los laterales, con la presencia de mesas y sillas.

Desde el propio Ayuntamiento confirman el envío de “resoluciones avisando a los titulares de las ocupaciones que no se les va a renovar para el 1 de enero de 2017”, expusieron fuentes del área de Comercio. No obstante, abrieron la puerta a la reordenación de estas superficies. “Hasta el 1 de enero se quiere llegar a un acuerdo con Mahos para ver de qué manera se reorganiza”, añadieron.

Las fuentes municipales aludieron a la existencia de un “conflicto de intereses” entre la necesidad de garantizar la seguridad de los peatones, la movilidad y la actividad hostelera en estas calles del casco antiguo. La actual delimitación de estas calles, objeto años atrás del proceso de reurbanización que se extiende por el centro, cuenta con un eje central abierto al tráfico y dos bandas laterales, separadas por un pequeño canal de pluviales, destinadas principalmente al paso de los peatones. El problema se produce cuando los viandantes han de pasar a la zona central ante la imposibilidad de continuar por los laterales por la existencia de terrazas.

“Se va a revisar lo que se tiene concedido en esas calles y se va a intentar, de forma negociada, llegar a un nuevo reparto que satisfaga a todas las partes”, insistieron desde el área municipal. En este marco, explicaron que se está esperando una propuesta por parte de los empresarios afectados.

Desde Mahos admiten la existencia de conversaciones con el equipo de gobierno para buscar una alternativa. “En un primer momento pareció que la decisión del Ayuntamiento era firme pero a través de la asociación hemos forzado esa negociación y el Ayuntamiento se ha mostrado dialogante”, aseguró el portavoz del colectivo, José Simón, quien admite que la alternativa no es fácil.

Lo ocurrido con estas cuatro calles y las autorizaciones para la ocupación de vía pública amplía la sensación de “indefensión” que tiene el sector ante la actuación de la Administración local. “Los hosteleros tienen la sensación de que nunca son dueños de su negocio, que están en manos de las mil normativas que le afectan”, criticó Simón, quien destacó la necesidad de que haya unas bases normativas “claras, más amplias, que regulen la realidad de nuestro sector y que no se haga mediante estas normas especiales que luego ponen y quitan a su antojo”.

Varios de los hosteleros afectados confirmaron a este periódico la recepción de las comunicaciones; algunos las han puesto en manos de sus abogados y otros confían en que Mahos consiga negociar una salida satisfactoria para empresarios y Ayuntamiento.

MALAGAHOY
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s