Crecen las sanciones por ruido

Málaga ha registrado de enero a mayo 26 expedientes por exceso de ruido, dos más que en el mismo periodo de 2016. Las zonas más afectadas son, como suele ser habitual, el Centro Histórico, con 10 multas, y el distrito Teatinos-Universidad, donde está la famosa Avenida Plutarco, con cinco

José Antonio Sau 18.06.2017 | 05:00

0002133240_230x230_jpg000

Siete empresas optan a redactar el tercer Mapa Estratégico de Ruido de la Aglomeración de Málaga, una vez que ya se resolvió el recurso de reposición interpuesto contra el pliego

Los expedientes sancionadores por contaminación acústica entre enero y mayo de 2017 han sido 26 en Málaga, dos más que en el mismo periodo de 2016. Por zonas, según los datos a los que ha tenido acceso este periódico, el Centro Histórico registró diez expedientes frente a los 14 del año pasado, mientras que el distrito Teatinos-Universidad, otro de los más afectados por el ruido de los bares de copas y negocios de hostelería, contabilizó cinco, frente a los dos del año pasado.

En la zona Este, se han registrado tres frente a los dos del periodo comprendido entre enero y mayo de 2016; Bailén Miraflores registró dos, frente a uno del año pasado, mientras que en la Cruz de Humilladero se cuadruplican, de uno a cuatro entre los dos periodos temporales analizados. En la Carretera de Cádiz caen de tres a dos, y hay distritos en los que se no se contabiliza ningún expediente sancionador.

Por otro lado, el pasado 27 de abril terminó el plazo para la presentación de propuestas al proceso de licitación iniciado por el Área de Sostenibilidad Medioambiental para la redacción del tercer Mapa Estratégico de Ruido de la Aglomeración de Málaga. Fuentes municipales informaron de que fueron siete las propuestas presentadas por distintas empresas, una vez que se solucionó el recurso de reposición interpuesto por una asociación especializada en temas acústicos contra el pliego de condiciones. El servicio se adjudicará en septiembre.

Con el procedimiento, el Ayuntamiento de la ciudad responde a la obligación de revisar y actualizar el diagnóstico de la situación acústica del municipio, recogida en el marco normativo de la Unión Europea (directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de junio de 2002, sobre evaluación y gestión del ruido ambiental), y en su trasposición al ordenamiento jurídico español, a través del cual se exige a las aglomeraciones evaluar el ruido y revisar los niveles existentes cada cinco años. Málaga será una de las primeras ciudades del país en cumplir con ese trámite, lo cual la sitúa a la vanguardia nacional de la lucha contra la contaminación acústica.

El estudio de revisión y actualización del tercer Mapa Estratégico de Ruido de la Aglomeración de Málaga comenzará en 2017 e incluirá un estudio de quejas y denuncias ciudadanas recibidas en el Ayuntamiento a lo largo de los años 2015 y 2016. Los mapas de ruido permiten determinar la exposición a la contaminación acústica que hay en las distintas zonas de la ciudad, fundamentalmente debido al ruido del tráfico de vehículos, así como poner a disposición de los ciudadanos la información sobre el ruido ambiental existente.

Medidas

Los resultados del estudio servirán de punto de partida para la elaboración posterior de los planes de acción, que determinarán las actuaciones de mejora de la situación acústica en aquellas zonas donde el ruido es mayor.

El Área de Sostenibilidad Ambiental incluyó en su presupuesto para 2017 una partida de 19.000 euros destinada a poner en marcha medidas incluidas dentro de los planes de acción contra el ruido elaborados tras el segundo Mapa Estratégico de Ruido.

images (2)

Anuncios

La Policía Local de Málaga crea una unidad especial que vigila las terrazas

Los agentes harán un seguimiento exhaustivo de los locales de restauración que no cumplan con la norma y tendrán acceso a las bases de datos de Medio Ambiente y Comercio

José Antonio Sau 18.06.2017 | 15:56

 

Los hosteleros esperan un incremento en la facturación del 5% este verano y creen sufrir más inspecciones

El Ayuntamiento de Málaga ha creado una unidad especializada en hostelería con el fin de hacer cumplir la normativa en cuanto a horarios, contaminación acústica, terrazas, entre otros aspectos, a los negocios de la ciudad. El departamento estará integrado por tres oficiales y nueve funcionarios ya expertos en este tipo de asuntos, dado que lo que se persigue es la especialización y el conocimiento exhaustivo de la ley y el trato continuado con los empresarios del sector aplicando así el principio de proporcionalidad.

El edil de Seguridad, Mario Cortés, explica que el concepto clave es el de proporcionalidad, es decir, no quiere que se dé la impresión de que el Ayuntamiento y la Policía Local se mueven a impulsos, haciendo inspecciones según las épocas del año, sino que una unidad especializada controlará que todos los empresarios cumplirán la normativa. Asimismo, estos funcionarios tienen apoyo tecnológico de última generación y, cuando realizan una inspección, pueden consular las bases de datos de las áreas de Medio Ambiente o Comercio para ver si su documentación está en regla. «Además, no se trata sólo de aplicar medidas punitivas, sino también de proponer medidas en el ámbito de Vía Pública o Urbanismo», dice.

Su idea es «hacer un seguimiento exhaustivo» de los establecimientos de restauración que no tienen licencia de apertura, ocupación u otros documentos en regla. Eso supone un control casi diario de estos empresarios con el fin de que regularicen la situación de sus bares y restaurantes. A los que cumplan, una vez girada la inspección, no volverán a ver a la Policía Local hasta cuando toque por ley. «Si alguno tiene un decreto de algún tipo, vamos a comprobar casi todos los días los documentos. Si no, se aplica el principio de proporcionalidad y no se les inspeccionará hasta cuando legalmente esté estipulado», subraya. «El que cumple puede estar tranquilo y el que no, tiene que cumplir», precisa.

Para desarrollar esta unidad, que trabaja desde hace dos meses en las calles de toda la ciudad, aunque con especial intensidad en aquellas que tienen una mayor concentración de bares y restaurantes, varias áreas municipales han debido coordinarse.

¿Qué dicen los hosteleros de cara a la política de inspecciones de terrazas, documentos y horarios de la Policía Local? José Simón Martínez, portavoz de la asociación Mahos-Amares, que aglutina a la mayor parte del sector, subraya que las últimas conversaciones con el Ayuntamiento fueron encaminadas a ampliar el horario de cierre de los locales, pero se les dijo que no. Lo que sí reconoció es que la presión de la Policía Local en forma de inspecciones se ha recrudecido en las últimas semanas. «Es cierto que los hosteleros se quejan, pero el que está dentro de la norma, de la ley, no lo hace; se queja quien infringe», subraya.

Es decir, los hosteleros malagueños no creen que esta oleada de inspecciones obedezca a una campaña especial. Martínez insiste en la necesidad de que la Ordenanza de Terrazas actual, y la próxima a aprobar, deben ser más «cumplibles», en el sentido de que son muy restrictivas, dice, por lo que es necesario ampliar los metros de ocupación de la vía pública de los que disponen algunos negocios en determinadas zonas de la ciudad. «Había muchos locales que sobrepasaban lo permitido, al meterse en lo estipulado por la norma, hubo problemas y tuvieron que despedir trabajadores. Por ello, en algunos casos puntuales habría que ser más permisivos en cuanto al espacio que ocupan las terrazas», precisa.

En otro orden de cosas, las perspectivas veraniegas del sector son muy buenas, por no decir excelentes. «Esperamos un incremento de la facturación del cuatro o cinco por ciento, como ha ocurrido en los dos últimos años», calcula el portavoz de los hosteleros malagueños. «Las perspectivas son buenas en Málaga en general, el Centro Histórico en particular. La tendencia a lo largo de los dos o tres últimos años ha sido ascendente y estamos muy satisfechos con el ritmo de crecimiento», aclara Martínez.

«Nosotros vemos los índices de ocupación hotelera, el número de vuelos que llega al aeropuerto, la evolución de la economía y, teniendo en cuenta todo eso, sabemos que este verano va a ser bueno», añade el portavoz de los hosteleros malagueños.

images (2)