El plan para mitigar el ruido de los bares en el Centro y Teatinos sigue bloqueado

El equipo de gobierno está en una situación de minoría, en especial en lo tocante a la reducción de los horarios de las terrazas

El primer intento impulsado desde el Ayuntamiento de Málaga para encontrar un consenso alrededor de la delimitación de las denominadas Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) en el Centro y en la zona de El Romeral concluyó, como era previsible, con la misma distancia que había antes del encuentro. A la espera de que todos los actores implicados (vecinos, empresarios, comerciantes y partidos políticos) vuelvan a verse las caras a principios del mes de marzo, se antoja complicado un acuerdo suficiente para ir adelante con un plan de acción que permita rebajar los niveles de ruido en estos dos puntos de la ciudad.

De inicio, el equipo de gobierno del PP se encuentra en una situación de minoría en su planteamiento, en especial en lo tocante a la reducción de los horarios de las terrazas. Ninguno de los grupos con representación en la Casona del Parque acepta las franjas propuestas, que situarían el horario tope a la 1:00 de lunes a viernes y hasta las 2:00 los sábados y domingos solo en los meses de invierno y otoño, salvo periodos excepcionales.

La reunión de ayer, que se alargó algo más de tres horas, debía servir al menos para que cada uno de los colectivos pusiese sobre la mesa su idea sobre el particular. Solo Málaga Ahora, que aboga por limitar las terrazas hasta las 00:00 todos los días de la semana y hasta la 01:00 los fines de semana, y Málaga para la Gente (asume la propuesta vecinal de hasta las 23:00 todos los días salvo el viernes y sábado, que sería a las 00.00), mostraron sus cartas con claridad. Ni el PSOE ni Ciudadanos ofrecieron alternativa al respecto.

“Sería interesante que concreten, porque está bien que se hable de equilibrio pero los que estamos elegidos tenemos que decidir”, dijo el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, quien fue claro al confiar en que en la próxima reunión ambas formaciones determinen con claridad su posición. “Cuál es la hora de cierre de las terrazas? Ese es el problema y queremos tener el consenso político; es más fácil decir que otros arreglen”, insistió el edil del PP. En este punto fue categórico y aseguró que exista o no suficiente consenso llevará la propuesta de las ZAS al Pleno de marzo. “Si quieren votar no que lo voten y se rechaza no se aplicará, pero luego que se lo expliquen a los vecinos”, añadió.

En el caso de los residentes del Centro histórico, el presidente del colectivo, Enrique Mirando, dejó clara su posición, admitiendo la posibilidad de una nueva reunión “pero no de una tercera”. “No estamos dispuestos a marear la perdiz, si no hay acuerdo nos levantamos de la mesa”, afirmó. Durante el encuentro, Óscar Agudo, también de la asociación de vecinos del Centro, confirmo la imposibilidad de encontrar un punto de equilibrio entre las partes. “Eso lo venimos escuchando hace muchos años, pero no nos engañemos, lo que hay que hacer es cumplir la normativa; no hay ni va a haber equilibrio”, afirmó en clara alusión a la concejala del PSOE, Begoña Medina, que arguyó que la posición que defiende su grupo pasa por un acercamiento entre los vecinos y los hosteleros. “Hay que proteger al vecino pero también al sector hostelero, no hay que demonizarlo”, dijo durante un de sus intervenciones.

El representante de la asociación de comerciantes de El Romeral, además de pedir un nuevo encuentro al que si pudiera acudir Mahos, mostró su sorpresa ante lo que consideró “ataques a la hostelería”.

 

MALAGAHOY

Anuncios

Primer asalto contra el ruido en el Centro y Teatinos

Imagen de la reunión mantenida este martes. /Salvador Salas
Imagen de la reunión mantenida este martes. / SALVADOR SALAS

Grupos políticos, vecinos y comerciantes debaten sobre las zonas acústicas saturadas y se citan para una segunda reunión en la que abordarán las medidas concretas

JUAN SOTOMálaga

Comerciantes, vecinos y grupos municipales han debatido este martes durante más de tres horas sobre el ruido en el Centro y en Teatinos sin llegar a ninguna conclusión. Tanto que las partes han tenido que citarse a una segunda reunión que se celebrará el lunes 5 de marzo, como muy tarde, y en la que se espera que sí estén presentes los hosteleros, que ayer no acudieron al no haber sido invitados a tiempo. En esta nueva cita se prevén establecer las medidas de control necesarias para declarar las Zonas Acústicamente Saturadas en ambas zonas, lo que abrirá la puerta a establecer una moratoria sobre la apertura de nuevos bares.

El encuentro celebrado en el edificio de Urbanismo sirvió al equipo de gobierno para explicar que las medidas propuestas en el proyecto son necesarias para garantizar el descanso en ambos barrios y para detallar que tanto el Centro como El Romeral son zonas residenciales y, por tanto, requieren las mismas medidas de control. En este sentido, la jefa de Planeamiento en el Ayuntamiento explicó a los diferentes colectivos asistentes que pese al aumento del uso hostelero en el Centro, la zona seguirá siendo residencial porque la norma recoge la necesidad de proteger a la parte más débil.

Dos de los aspectos que fueron más tratados por parte de los colectivos fueron la ampliación de las medidas de control a todo el Centro Histórico (medida que no se contempla en esta primera fase porque habría que realizar nuevas mediciones acústicas) y adelantar a las once de la noche el cierre de las terrazas (como piden los vecinos del Centro).

Tras la reunión, el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, criticó que ni Ciudadanos ni PSOE hayan propuesto medidas concretas y les recordó que los vecinos les han elegido para tomar decisiones. Por contra, el concejal de Ciudadanos, Alejandro Carballo, lamentó la ausencia de la asociación de hosteleros porque no se le invitó a tiempo y propuso aumentar las medidas de control policial para reducir el ruido; y la edil socialista, Begoña Medina, dijo que el problema es que el PP “no sabe gobernar” porque quiere que el problema se lo resuelva la oposición.

 

images (3)

Políticos, técnicos, vecinos y bares abordan el problema del ruido en el Centro y Teatinos

El Ayuntamiento busca el mayor consenso posible para declarar estos espacios como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), como demanda el Defensor del Pueblo

La Opinión 19.02.2018 | 23:03

El Ayuntamiento trabaja para declarar como Zonas Acústicamente Saturadas varias calles del Centro.

El Ayuntamiento trabaja para declarar como Zonas Acústicamente Saturadas varias calles del Centro. Álex Zea

Pendiente del pleno, el objetivo es reducir la contaminación acústica de estas calles

Representantes de los grupos políticos con presencia en el Ayuntamiento de Málaga, técnicos de las áreas municipales relacionadas con la materia, miembros de entidades vecinales y asociaciones de comerciantes y hostelería abordarán hoy la aplicación de la declaración como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) en algunas calles del Centro y de la barriada de Teatinos con problemas de ruido.

La propuesta de esta declaración está pendiente de aprobación inicial por el pleno, según recordó ayer el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, al tiempo que incidió en que dicha declaración será presentada a la Comisión de Sostenibilidad Medioambiental y posteriormente al pleno del próximo mes de marzo.

Jiménez recordó que el Ayuntamiento actúa en cumplimiento de la recomendación del Defensor del Pueblo Andaluz para que adopte medidas reductoras de la contaminación acústica en el Centro y en Teatinos.

En este punto, recordó el escrito del Defensor en el que se indica que «entendemos que ese ayuntamiento debe adoptar ya una serie de medidas para disminuir el problema». Asimismo, se añade que «obviamente creemos que lo más adecuado para tratar de dar solución a este grave problema, es la declaración como ZAS, dado que con ella se ofrece un marco normativo que permite adoptar medidas de diversa índole para hacer compatible el desarrollo de una actividad hostelera, el ocio de los clientes y usuarios y el derecho al descanso de quienes han decidido, en el ejercicio de su libertad, instalar su domicilio en este entorno céntrico de la ciudad de Málaga», según recoge el Defensor, Jesús Maeztu, en el último escrito enviado al Ayuntamiento al respecto.

En concreto, se trata del documento enviado el 18 de enero de 2018, en marco del expediente de denuncia abierto por esta institución a raíz de las denuncias presentadas por los vecinos del entorno de la plaza del Vado del Mestre (antigua Mitjana).

El concejal de Sostenibilidad señaló, además, que ha solicitado a la Secretaría General del Ayuntamiento que defina el criterio a seguir sobre el planteamiento realizado por la asociación de hostelería Mahos, que demanda la modificación acústica del centro al entender que han transcurrido más de diez años desde que se tramitó una en 2007.

El área de Sostenibilidad considera que esta zonificación sí se modificó con posterioridad, en 2011, con la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de Málaga, por lo que no sería necesario hacerlo en este momento, según recordó ayer el Ayuntamiento a través de un comunicado.

Consenso de las partes

Por otro lado, el responsable del Área de Sostenibilidad se mostró convencido de que «en las próximas semanas se podrá avanzar en la obtención de consenso entre las partes implicadas», y «a pesar de la dificultad que tiene resolver el problema que tienen algunas calles afectadas por un ruido que no es generado directamente por la actividad hostelera en la mayor parte de las ocasiones sino por el tránsito peatonal o la presencia de personas en la vía pública».

En este punto, recordó que desde el inicio de la redacción de la propuesta de declaración de ZAS en el año 2016, el Área de Sostenibilidad Medioambiental ha tenido informados a los colectivos implicados y les ha dado participación en la elaboración.

Así, según explicó Jiménez, «esto no es un trabajo que se ha hecho sin tener en cuenta a todas las partes. A la reunión llegamos ya después de haber tenido en cuenta las opiniones de los colectivos y con mucho trabajo ya hecho». Jiménez señaló también que la propuesta de declaración de ZAS ha sido presentada a los grupos municipales para que presenten enmiendas, «sin que hasta ahora se haya recibido ninguna propuesta concreta sobre la que se pueda discutir».

Por último, añadió que otras ciudades españolas se encuentran en la actualidad en la misma fase de trabajo que Málaga en lo que se refiere al problema de la contaminación acústica y están trabajando en la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas. Es el caso, por ejemplo, de Valencia, San Sebastián, Castellón, León, Sevilla o Madrid.

images (2)

El ruido, un dolor de cabeza para la ciudad

La retirada de la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) a 103 calles del Centro y tres del Romeral para alcanzar el consenso es una jugada arriesgada del equipo de gobierno, sobre todo porque vecinos, hosteleros y partidos políticos están en posiciones muy alejadas

 

José Antonio Sau 18.02.2018 | 00:37

La declaración de las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), es decir, la imposición de una serie de medidas restrictivas en calles en las que los bares, restaurantes y pubs generan demasiado estruendo, más del permitido, ha muerto en la orilla. O, de momento, espera su resurrección, después de que, tras meses debatiéndose y analizándose, el edil de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, haya decidido retirarla al ver imposible, por ahora, lograr el consenso. La medida debía haber ido al pleno de este mes, pero el equipo de gobierno, en una jugada muy arriesgada, ha decidido que quiere pactar las medidas con los hosteleros, los grupos municipales, las distintas áreas del Consistorio y los hosteleros.

La declaración de ZAS afectaría a 103 calles del Centro Histórico y tres de El Romeral y supondría la moratoria en la concesión de licencias de bares en las zonas en las que se aplique y un recorte en el horario de cierre y de recogida de terrazas. Cada uno lo ve de una manera y esa discordancia de voces sitúa a un lado de la línea a los hosteleros, que temen una pérdida de ingresos y puestos de trabajo, y a los vecinos, que quieren descansar por la noche. Jiménez opta por la cautela, pero lo cierto es que el documento llegó a sus etapas finales sin que le gustase a nadie, por lo que cabe preguntarse: ¿Qué se ha hecho hasta ahora? ¿Por qué se presenta un documento que no gusta a nadie?

Ahora se va a convocar una mesa que reúna a todos los protagonistas. «Queremos una gran reunión en la que todos estemos presentes y en la que se hagan propuestas concretas, entendiendo que las enmiendas recibidas, que sólo han sido de Málaga Ahora y Málaga para la Gente, no se han concretado», dijo, e insistió en buscar la máxima transparencia.

El presidente de los hosteleros malagueños (Mahos-Amares), Javier Frutos, explica que en enero de 2017 su colectivo presentó un informe en el que se solicitaba la zonificación acústica que, según un decreto de la Junta de 2007, ha de hacerse cada diez años. Esa zonificación habría de determinar qué uso principal tiene una parte concreta de la ciudad, si residencial o turístico-terciario, por ejemplo. Hay una gran diferencia entre ambos usos, básicamente porque los umbrales de ruido permitidos en una zona actualmente de uso residencial como es el Centro es menor que en una de uso turístico-terciario, que los hosteleros defienden que es ahora el predominante, de ahí la petición de zonificar. «Por ejemplo, de 2007 a 2015 podría haber pasado de residencial a turístico-terciario», dice, con lo que a lo mejor la declaración de ZAS sólo afecta a unas cuantas calles en lugar a las inicialmente previstas.

«Primero hay que hacer la zonificación, el estudio, y después tomar las medidas», señala, para recordar que en Madrid, por ejemplo, la declaración es calle por calle y en Sevilla, por zonas. «Nosotros rechazamos la moratoria porque crea inseguridad jurídica para el empresario, el inversor, y cambiar las reglas de juego. Creemos en la autorregulación y puede haber daño a los inversores y al empleo. Hay que ir más al detalle. Si hace falta, iremos al Contencioso. Hasta que no veamos que se hace esa zonificación y se vean las calles exactas, no vamos a valorar las medidas». Eso sí, El Romeral es una realidad distinta, porque el uso sí es claramente residencial y los vecinos tienen problemas importantes en su relación con los bares y restaurantes. «Allí habrá que adoptar medidas diferentes», señala.

Los vecinos del Centro Histórico insisten en que la declaración de ZAS deriva de la Ley del Ruido y de la Ley de Gestión de la Calidad Ambiental de Andalucía, y su presidente, Alfonso Miranda, señala en un escrito enviado esta semana a todos los portavoces municipales que las limitaciones horarias a imponer, actualmente previstas por el Ayuntamiento, suponen que a partir de las 00.00 horas los establecimientos con música ambiente y similares funcionarán con las ventanas cerradas y, a partir de la hora de cierre, estos mismos establecimientos deberán cesar la música y no se podrán servir más consumiciones. En cuanto al horario de funcionamiento de las terrazas y veladores, la limitación se establece de la una de la madrugada del domingo al jueves por la noche, exceptuándose periodos como Navidad, Carnaval, Semana Santa y otros 70 días al año, de forma que los horarios de funcionamiento son hasta las dos de la madrugada de abril a octubre.

«Las llamadas limitaciones horarias no son en absoluto tales, pues es evidente que los establecimientos musicales deben estar siempre con las ventanas cerradas y, generalmente, hasta carecen de ellas», dice Miranda en su escrito, y añade que la limitación hasta la una de la madrugada del horarios de las terrazas, y en los periodos en que se propone, es una medida que «sólo podríamos calificar de irrisoria». «Es evidente que los problemas reales de ruido se plantean precisamente los viernes y sábados, como bien ha quedado constatado en el proyecto de monitorización del ruido y, sobre todo, en primavera y verano, cuando además es preciso que los vecinos duerman con las ventanas abiertas», añaden y creen que con estas medidas sólo se trata de cubrir el expediente. «No suponen en manera alguna las verdaderas limitaciones a las que obliga la ley», apunta.

Los vecinos del Centro perseguirán y denunciarán estos comportamientos, llegando incluso al juzgado, y su propuesta es la siguiente: de domingo a jueves noches, las terrazas deben retirarse a las 23.00 horas; los viernes y sábados por la noche, «de forma absolutamente excepcional y atendiendo a la razonable y esperada disminución progresiva de los niveles sonoros, la retirada se deberá realizar a las 24.00 horas», aclaran, horarios que deben aplicarse todo el año.

El abogado Francisco Soler, miembro de Juristas contra el Ruido, critica que se haya retirado la propuesta de medidas tras la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas ya que la moratoria y las limitaciones horarias se «deberían haber tomado hace mucho tiempo, se somete a los vecinos a una tortura, no se deja dormir a la gente». «Lo que parece destinado a aliviar la situación, se viene abajo con la suspensión, es una barbaridad y una irresponsabilidad por parte del Ayuntamiento, se incumplen la legislación y el Estatuto», añade.

Este jurista exige aprobar las medidas previstas para proteger a los vecinos y preservar su derecho al descanso, «no se puede aplazar esto para llegar al consenso, ahora los hosteleros seguirán haciendo caja todas las noches. Por parte del Ayuntamiento es una medida irresponsable y casi se podría hablar de presunta prevaricación», asegura Soler.

Begoña Medina es edil del PSOE y pide el máximo consenso. «No se puede imponer nada. La discusión no es el horario, sino que el Ayuntamiento no cumple la norma andaluza sobre zonificación, que es previa al ZAS y hay que concretar más qué calles entran, no todas son iguales, no todas tienen la misma afección, hay que estudiarlo todo con mucho más detenimiento».

Uno de los problemas de los que se quejan los hosteleros, y otros muchos ciudadanos, es que cada área municipal, es decir, Movilidad, Sostenibilidad Medio Ambiental, Ordenación del Territorio, etcétera… dice una cosa. Por eso, Juan Cassá, portavoz de Cs, pide que el Ayuntamiento tenga una voz única para abordar el problema y exige la creación de una mesa de trabajo con todos los implicados. De hecho, fue su falta de apoyo la que hizo caer el proyecto de Jiménez. Así, proponen más inspecciones a la hostelería, dejar de catalogar el Centro como zona residencial (lo que piden, sin decirlo abiertamente, los hosteleros) y un plan policial nocturno en Teatinos (porque allí el problema es distinto y no puede ser tratado igual, dicen). «Málaga no puede perder de vista que la hostelería es uno de sus motores económicos, cuidados con tirarnos piedras sobre nuestro propio tejado» y advierte en contra de alentar actitudes y medidas intervencionistas o actitudes cercanas a la turismofobia.

Eduardo Zorrilla, portavoz de Málaga para la Gente, y, además de hacer suyas las reivindicaciones de los vecinos, proponen ampliar el ámbito incluido dentro de la declaración de determinadas zonas del Centro y Teatinos como zonas de protección acústica especial a aquellas calles y plazas aledañas que todavía «no están llenas de establecimientos y completamente saturadas». «El Centro es una zona BIC, por lo que debe tener en su conjunto el mismo trato», aclara, ya que a su juicio el corazón de la ciudad está saturado y ha superado su capacidad de acogida.
Ysabel Torralbo, de Málaga Ahora, apunta en sus alegaciones que la declaración de ZAS, pese a ser necesaria, llega muy tarde, «por lo que supone una gran dificultad el poder reducir la emisión de ruidos y alcanzar unos niveles óptimos que cumplan la normativa vigente y permitan acabar con el exceso de fuentes predominantes de ruido». Así, su propuesta también es directa: que todo el Centro Histórico sea declarado ZAS, y, si ello no es posible, incluir calles tales como Císter, Afligidos, la parte final de Granada, el final de Carretería, San Pedro de Alcántara, etcétera…

Juan José Espinosa, edil no adscrito pero militante de Podemos, dice: «Una vez más nos encontramos con una situación provocada por la improvisación y por la falta de un modelo de ciudad que prevea el impacto de las medidas más allá del corto plazo. La sobreexplotación que supone un modelo de monocultivo turístico hace que el Centro se haya convertido en un parque temático, con riesgo de matar la gallina de los huevos de oro. La declaración de ZAS puede ser una buena medida y la moratoria como medida provisional».

Raúl Jiménez

Edil de Sostenibilidad Medioambiental
«Queremos una gran reunión en la que todos estemos presentes y en la que se hagan propuestas concretas, entendiendo que las enmiendas recibidas, que sólo han sido de Málaga Ahora y Málaga para la Gente, no se han concretado».

Javier Frutos

Presidente de los hosteleros malagueños
«Nosotros rechazamos la moratoria porque crea inseguridad jurídica para el empresario, el inversor, y cambiar las reglas de juego. Creemos en la autorregulación y puede haber daños a la inversión y el empleo. Si hace falta, iremos al Contencioso».

Alfonso Miranda

Presidente de los vecinos del Centro
«Los horarios indicados deben ser de obligado cumplimiento todo el año, pues no es razonable pensar que en primavera y verano, cuando resulta obligado dormir con las ventanas abiertas, se pueda subir la hora de retirada de terrazas»

Begoña Medina

Concejal del Grupo Municipal Socialista
«Queremos que haya el máximo consenso, no imposición; que se escuche al sector, la discusión no es el horario, sino que el Ayuntamiento no cumple la normativa andaluza de zonificación, previa al ZAS, y habría que concretar más las calles».

Juan Cassá

Portavoz de Ciudadanos
«El Ayuntamiento debe tener una voz única con el asunto de las terrazas, la hostelería y los vecinos; Málaga no puede perder de vista que la hostelería es uno de sus motores económicos, cuidado con tirarnos piedras sobre nuestro propio tejado».

Eduardo Zorrilla

Portavoz de Málaga para la Gente
«El Centro Histórico es una zona BIC por lo que debe tener en su conjunto un mismo trato. Además, según informes municipales como los del OMAU, la almendra central ha superado su capacidad de acogida y está sobresaturado».

Ysabel Torralbo

Portavoz de Málaga Ahora
«La necesidad de declarar zonas de protección acústicas especiales era muy necesaria y, en parte, llega tarde, por lo que supone una gran dificultad el poder reducir la emisión de ruidos y alcanzar unos niveles óptimos que cumplan la normativa vigente».

Juan José Espinosa

Edil no adscrito (Podemos)
«Una vez más nos encontramos con una situación provocada por la improvisación y la falta de un modelo de ciudad que prevea el impacto de las medidas más allá del corto plazo. La declaración de ZAS puede ser una buena medida».

 images (2)

 

Vecinos del Centro (y Teatinos) creen que las terrazas deben retirarse a las once de la noche

La retirada se haría a las doce los viernes y los sábados – Dicen que la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas sólo trata de cumplir de “forma aparente con la norma”

 

Málaga para la Gente presenta como alegaciones estas peticiones

La retirada de la propuesta de declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) del Centro y del Romeral y el retraso, en principio de un mes pero que puede ser indefinido, en su aprobación para consensuarlo con vecinos de ambas zonas y los hosteleros, ha propiciado que se vuelva a la línea de salida: la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga ha remitido un escrito a todos los grupos políticos del Ayuntamiento, al que ha tenido acceso este periódico, en el que reclaman que la hora de retirada de las terrazas de los negocios hosteleros sea las once de la noche de domingo a jueves noche y las doce viernes y sábado, horarios que han de aplicarse todo el año.

Estas peticiones, por cierto, las ha hecho suyas en forma de alegaciones el grupo municipal deMálaga para la Gente, como solicitan, expresamente, los vecinos del Centro en su escrito.

Estos recuerdan que la declaración de ZAS deriva de obligaciones impuestas por la Ley del Ruido y la de Gestión de la Calidad Ambiental de Andalucía y que, una vez comprobada que superan los umbrales acústicos máximos, ambas normas obligan por tanto a hacer efectiva estas declaraciones «para determinadas vías del Centro y Teatinos».

Entre las medidas que ello conlleva están las restricciones al otorgamiento, modificación o ampliación de nuevas licencias de aperturarestricciones al régimen de horarios de las actividades; también se podrá prohibir o limitar el horario de colocación de mesas y sillas. Según las mediciones de marzo de 2016, queda comprobado, explica la asociación, que existe «una manifiesta y evidente superación de los objetivos de calidad acústica en todas las vías que el Ayuntamiento pretende incluir en la declaración de ZAS, y de manera rotunda y grave en el horario nocturno, entre las 23.00 y las 7.00 horas».

Las limitaciones horarias previstas en la potencial declaración son las siguientes: a partir de las 00.00 horas, los establecimientos con música ambiente funcionarán con ventanas cerradas y a la hora de cierre han de cesar la música y no servir más consumicionesel horario de terrazas/veladores será hasta las 01.00 de la madrugada, pero sólo de domingo a jueves noche, salvo NavidadCarnavalSemana Santa y otros 70 días al año. De abril a octubre, el horario de funcionamiento será hasta las 2.00 horas de la mañana.

Cumplir el expediente

«Las llamadas limitaciones horarias no son en absoluto tales, pues es evidente que los establecimientos musicales deben estar siempre con las ventanas cerradas y, generalmente, hasta carecen de ellas», señalan, para insistir estos residentes en la almendra central de la ciudad que «la limitación hasta la una de la madrugada de las terrazas, y en los tiempos propuestos, «es otra medida que sólo podemos calificar de irrisoria: es evidente que los problemas reales de ruido se plantean precisamente los viernes y sábados, como bien ha quedado contrastado con el proyecto de monitorización del ruido, y sobre todo en el periodo de primavera/verano, cuando además es preciso que los vecinos duerman con las ventanas abiertas».

Estas medidas, según los vecinos, sólo tratan de «cubrir el expediente. No suponen de manera alguna las verdaderas limitaciones a las que obliga la ley 7/2007». El colectivo perseguirá y denunciará este comportamiento, llegando, incluso, a los tribunales.

 

images (2)

 

 

""

RETIRADA DE LA ZONA ZAS EN CADENA SER (ENTREVISTA RADIO)

Entrevista en la Cadena Ser Hoy x Hoy Malaga por la periodista Esther Luque a Virginia Martin (El Romeral contra El Ruido) y Oscar Agudo (Vecinos Centro Historico)

medicion-ruido-kusg-u403089236142e-624x385diario20sur

Aqui os dejamos el audio de la entrevista realizada a Virginia Martin (El Romeral contra el Ruido) y Oscar Agudo (Vecinos del Centro Historico) con motivo de la retirada del planteamiento de la Zona ZAS  por parte del Ayuntamiento hasta consensuar medidas por todas las partes implicadas, tal y como anuncio ayer el concejal de Medio Ambiente Raul Jimenez, entrevista realizada por Esther Luque en la Cadena Ser de Malaga

 

Entrevista Cadena Ser Hoy x Hoy Malaga (Dropbox)

Entrevista Cadena Ser Hoy x Hoy Malaga

Ser Malaga

El Ayuntamiento suspende la moratoria de licencias de bares para buscar consenso

La declaración de zonas acústicamente saturadas en el Centro y El Romeral queda en suspenso mientras se convocan a todas las partes implicadas para consensuar las medidas

El Ayuntamiento de Málaga ha dejado en suspenso la declación de zonas acústicamente saturadas a cerca de un centenar de calles del Centro y El Romeral. Aprobada hace apenas 10 días, el área de Sostenibilidad Medioambiental ha frenado la iniciativa durante un mes para abrir un periodo de debate con vecinos, hosteleros y grupos municipales, para lo que se convocará una mesa conjunta con idea de buscar el mayor consenso posible sobre medidas, zonas y calendarios de aplicación. Esta decisión se produce después de la finalización del plazo para la presentación de enmiendas por parte de los grupos de la oposición, en el que no se han presentado propuestas concretas para la modificación de las medidas de protección recogidas por el documento.

1405plutarco22

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha explicado que el objetivo de esta nueva fase es lograr “el mayor consenso que sea posible, trabajando con los colectivos y las asociaciones implicados”. “La idea es crear, aunque ya lo dice la regulación de las zonas acústicamente saturadas,una mesa transversal en donde participen todos los implicados, asociaciones de comerciantes, asociaciones de vecinos y áreas municipales y también los grupos políticos”, ha explicado el edil.

Queremos una gran reunión en la que todos estemos presentes y en la que se hagan propuestas concretas, entendiendo que las enmiendas recibidas, que sólo han sido del Grupo Málaga Ahora y Málaga Para la Gente, no han concretado, y no hemos recibido enmiendas ni de Ciudadanos ni del PSOE“, ha continuado Jiménez, para quien la declaración de ZAS “es una decisión de calado, en la que todos los implicados deben decir algo”. Por esta circunstancia, el Área de Sostenibilidad aplazará un mes la presentación de la propuesta de ZAS a la Comisión de Pleno, lo que permitirá al mismo tiempo obtener un informe de la Secretaría General del Ayuntamiento para resolver las dudas que han planteado algunos colectivos sobre el procedimiento.

“Queremos tener la máxima transparencia y toda la información posible antes de la tramitación”, ha indicado Jiménez, quien insistió en la necesidad de abordar el problema del ruido en el Centro y Teatinos, medida que ha sido demandada al Ayuntamiento de Málaga por el Defensor del Pueblo Andaluz, “porque se dan las condiciones para la declaración”. El concejal señaló que el objetivo es lograr el equilibrio a la hora de solucionar un problema. “Y, para eso –dijo- necesitamos la implicación de todos; gobernar entre todos porque es lo que siempre hemos pedido y lo que decidieron los malagueños en las últimas elecciones, que no hubiese mayoría absoluta y por lo tanto todos los que tenemos representación municipal tenemos ahora que sentarnos, estudiar y decidir“.

images (2)

 

El Ayuntamiento de Málaga no concederá nuevas licencias de hostelería ni en el centro ni en Teatinos

El Ayuntamiento de Málaga no concederá nuevas licencias de hostelería ni en el centro ni en Teatinos
SUR

La Junta de Gobierno Local inicia los trámites para declarar Zonas Acústicamente Saturada ambos entornos, cuyas terrazas también verán restringido su horario en una hora

ANA PÉREZ-BRYANMálaga
2

Los problemas crecientes de ruido por los negocios de hostelería y ocio en las calles del centro histórico y Teatinos, sobre todo en la zona de El Romeral, tendrán una respuesta inmediata por parte del Ayuntamiento de Málaga con la declaración de ambos entornos como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS). Tras meses de trabajo entre las concejalías competentes (Medio Ambiente y Comercio), comerciantes, hosteleros y asociaciones de vecinos, la medida ha recibido esta mañana el visto bueno por parte de la Junta de Gobierno Local y una vez concluido el trámite oportuno podría entrar en vigor entre marzo y abril.

La declaración de ZAS en el centro y Teatinos (en el primero de los casos no se aplicaba desde hace diez años y en el segundo es la primera vez) tendrá un efecto inmediato sobre los negocios que aspiren a ubicarse en esas zonas, ya que el Ayuntamiento ha acordado la suspensión total de licencias de apertura en esos entornos siempre y cuando estas se refieran a establecimientos de hostelería (restaurantes, autoservicios, cafeterías, bares, bares-quisoco, pubs y bares con música) y establecimientos de esparcimiento (salas de fiesta, discotecas, discotecas de juventud y salones de celebraciones). Tampoco se permitirá la ampliación de los negocios de estas características que estén instalados en ambas zonas, a fin de no crear más focos de ruido.

Mapa del ruido en el Centro de Málaga.
Mapa del ruido en el Centro de Málaga. / SUR

Las únicas excepciones, según han confirmado esta mañana los ediles responsables, Raúl Jiménez (Medio Ambiente) y María del Mar Martín Rojo (Comercio), se harán “para actividades que por el acuerdo de la Junta de Gobierno Local se consideren de interés general para la ciudad”. En este apartado de excepciones, también se permitirá la transformación y/o cambio de actividades para evitar las destinadas a la hostelería y esparcimiento: por ejemplo, si una discoteca o pub quiere transformarse en un local de restauración sin equipo sonoro y con horario de funcionamiento diurno-vespertino sí se permitirá el cambio de actividad.

La declaración de ZAS afecta a 24 calles del centro histórico y a tres de Teatinos, de la zona de El Romeral (Andrómeda, Plutarco y Margarita Xirgu) y una vez que entre en vigor también tendrá un efecto directo sobre los horarios de cierre de los negocios de hostelería que operan en la zona. En este sentido, el Ayuntamiento ha decidido adelantar en una hora la clausura de veladores y terrazas con respecto al horario que rige en el resto de las zonas de la ciudad que no son ZAS: así las cosas, las madrugadas de lunes a viernes de otoño e invierno el horario se fija en la una de la madrugada y en primavera y verano a las dos; y las de los sábados y domingos a las dos de la mañana en ambas temporadas. Las excepciones horarias sólo afectan a los periodos de Semana Santa, Navidad y Carnaval (tanto en el centro como en Teatinos).

Además, a partir de las doce de la noche los establecimientos con música ambiente y similares ubicados tanto en el centro histórico como en las calles afectadas de El Romeral tendrás que cerrar sus puertas y ventanas y deberán controlar que estos elementos permanezcan debidamente cerrados cuando no estén entrando ni saliendo clientes. En este punto de las restricciones, el edil de Medio Ambiente ha insistido en el hecho de que estos establecimientos “tendrán que asignar a un empleado la misión exclusiva de que las puertas y ventanas estén efectivamente cerradas a partir de las doce de la noche”.

Para garantizar que la nueva normativa se cumple, el Ayuntamiento ha anunciado que habrá una mayor presencia de la Policía Local en estas zonas y que una comisión especializada (o grupo de trabajo) se encargará de revisar también las licencias de mesas y sillas a partir de la nueva ordenanza municipal de ocupación de la vía pública, que también entrará en vigor en breve y que en la actualidad está en periodo de alegaciones. Todas las medidas recogidas en las ZAS tendrán un año de vigencia, y durante este tiempo se seguirán realizando controles continuos de monitorización para garantizar que no se sobrepasan los niveles de ruido. En paralelo, se pondrán en marcha campañas específicas de concienciación y sensibilización entre la población: “La idea es mantener la seguridad jurídica, porque Málaga es una ciudad que aún tiene mucho potencial pero cuyo crecimiento en zonas determinadas, sobre todo en materia de ruido, tiene que estar regulado”, ha concluido Martín Rojo.

images (3)

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

  • La medida, prevista en las zonas más ruidosas, excluye los viernes y los sábados, el verano, Semana Santa y Navidad

El plan mediante el que el Ayuntamiento de Málaga pretende reducir el ruido excesivo que producen los locales de hostelería y sus terrazas en parte del Centro histórico y el entorno de El Romeral, en Teatinos, está listo para su aprobación. La iniciativa se va a sustanciar en la declaración como zonas acústicamente saturadas de cinco grandes espacios del casco antiguo (Plaza de la Merced-Madre de Dios; Uncibay-Mitjana; Granada-Compañía; Larios-Strachan, y Alcazabilla), así como en las calles Andrómeda, Plutarco y Margarita Xirgu.

1405plutarco22

Sobre todas ellas se aplicarán, con efecto de un año, una serie de medidas con las que rebajar el impactos sonoro. La última de ideas incorporada por al área de Medio Ambiente implicará que los bares y restaurantes tengan que adelantar una hora su cierre. Pero su incidencia real será mucho más reducida de lo deseado por los vecinos, ya que solo se dejará notar de domingo a jueves en los meses de otoño e invierno. De este calendario se excluyen, además, periodos como Navidad, Semana Santa, Carnaval y otras festividades. Tampoco se ven afectados los meses de verano y los viernes y sábados de todo el año. En todos estos supuestos se mantiene el horario actual. Es decir, en las fechas en las que hay mayor actividad hostelera y ciudadana en la vía pública.

EL PLAN INCLUYE LA MORATORIA DE LICENCIAS Y VIGILANTES EN LAS PUERTAS DE LOS ESTABLECIMIENTOS

Este planteamiento fue expuesto ayer por el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, en sendas reuniones con vecinos del Centro y de El Romeral, que tildaron, respectivamente, la propuesta de “indignante” y “descafeinada. No obstante, no es la única de las medidas que integran este programa, que también apuesta por una moratoria en la concesión de licencias en las vías saturadas por el ruido. Con ello se busca impedir la apertura de nuevos bares y frenar la transmisión de locales para actividades igualmente ruidosas. Asimismo, al menos en el caso del casco antiguo, se quiere forzar a los propietarios a colocar un vigilante en la puerta para controlar la entrada y salida de clientes. Otra iniciativa incluye la colocación de puertas en los establecimientos que carezcan de la misma.

La pretensión del equipo de gobierno es que el plan sea aprobado hoy por la Junta de Gobierno Local, para ser posteriormente debatido y ratificado en el Pleno de finales de mes. A partir de ahí se abrirá un periodo de información pública al que los dos colectivos vecinales ya reseñados ya anunciaron que acudirán para formular alegaciones. Con todo, habrá que esperar algunos meses antes de que el Ayuntamiento pueda empezar a aplicar las medidas correctoras contempladas con las declaración de las Zonas Acústicamente Saturadas.

Los vecinos cargan contra la idea y hablan de “tomadura de pelo”

Los representantes vecinales mostraron su disconformidad con la propuesta. “Es una tomadura de pelo”, dijo Óscar Agudo, de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo. “Es un no querer, negar la evidencia de que hacen falta medidas correctoras; lo que buscan es cubrir el expediente”, afirmó tras la reunión con el concejal de Medio Ambiente. Cuestionó la moratoria para todo el entorno del Centro. Si bien puede servir para puntos en los que aún hay locales libres, no ocurre lo mismo con espacios como Plaza Uncibay, Mitjana o Alcazabilla. En cuanto a la reducción horaria, apuntó cuando “casi no hay nadie en la calle”. “Es de risa”, sentenció; y añadió: “es un traje a medida para justificar ante los hosteleros que no tocan el horario”. Miguel Ángel Gil, vicepresidente de la Asociación el Romeral contra el Ruido, fue muy gráfico al afirmar: “lo que plantean es nada, nos hemos quedado planchados, porque los principales problemas los tenemos en verano y los fines de semana”. Ambas asociaciones alegarán.

MALAGAHOY