“Las cosas siguen igual que al principio”

Virginia Martin Presidenta de la Asociacion El Romeral Contra El Ruido analiza la situacion de nuestro barrio para Malaga Hoy

Zona de restauración en la avenida Plutarco.
Zona de restauración en la avenida Plutarco. / JAVIER ALBIÑANA (Málaga)

“Las cosas siguen igual que al principio, la declaración de zona acústicamente saturada la han dejado paralizada con la excusa del periodo electoral”, explica Virginia Martín, presidenta de la asociación de vecinos El Romeral Contra el Ruido. Esta situación no sólo les afecta por el ruido que les quita horas de sueño, concentración para los estudios y calidad del descanso, también “por el problema de la doble fila que dificulta la circulación, por el aparcamiento en las rotondas, la ocupación de la vía pública tanto por la terraza como por clientes de pie y la seguridad ciudadana”, agrega Martín.

Incidentes En El Romeral Abril 2017

CRISTINA FERNÁNDEZMálaga, 13 Mayo, 2019 – 06:23h

“LA DOBLE FILA DIFICULTA LA CIRCULACIÓN, APARCAN EN LAS ROTONDAS Y LA GENTE OCUPA LA VÍA PÚBLICA”

“Se cierran unos y siguen abriéndose locales, todo del mismo estilo, con terraza y hasta las 2:00 de mañana los días laborables y fines de semana vísperas de festivo hasta las 3:00”, apunta la presidenta de la entidad. Esto provoca que haya gente que se esté marchando de la zona. “Así es tristemente, cuando se podría poner remedio, lo que no se entiende es que un bar cierre de madrugada cuando al día siguiente hay que levantarse temprano para trabajar e ir al colegio”, agrega. “Además, la gente acaba borracha, desfasa mucho, ha habido peleas, en Nochevieja tuvo que venir la Policía Nacional”, señala.

Anuncios

Más de la mitad de las terrazas del Centro de Málaga incumple las superficies autorizadas

M

  • El OMAU chequea cinco zonas del casco antiguo y analiza la situación de 66 establecimientos
  • El porcentaje de negocios que invaden más suelo del permitido cae cuatro puntos respecto a 2015

SEBASTIÁN SÁNCHEZ07 Mayo, 2019 – 06:05h

El pepito grillo en el que con el paso de los años se ha acabado convirtiendo el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) en lo que respecta a la gestión del Ayuntamiento de Málaga pone sobre la mesa un nuevo documento de análisis sobre la problemática de las terrazas de los bares y restaurantes y la ocupación que las mismas hacen, no siempre de manera regular, del espacio público. En esta ocasión con un estudio que da continuidad a trabajos similares realizados en 2012 y 2015y en el que se vuelve a poner de manifiesto que la inmensa mayoría de los 66 establecimientos estudiados incumple la totalidad de los preceptos objetos de chequeo conforme a la normativa vigente.

Como ya ocurriera en las actuaciones anteriores, la empresa adjudicataria del trabajo, Estudio 7, pone la lupa sobre los establecimientos localizados en los escenarios Strachan-La Bolsa; Plaza de las Flores; Plaza Uncibay; Plaza de la Merced, y Plaza del Siglo-Plaza del Carbón (esta última es nueva). Si bien se pueden observar ciertas mejorías por parte de los hosteleros, es evidente que el avance es escaso, más aún si se toma como punto de partida la aprobación a mediados del año pasado de la nueva Ordenación de Ocupación de Vía Pública.

El OMAU, un 'pepito grillo' en la Casona
El OMAU, un ‘pepito grillo’ en la Casona

De manera global, según el trabajo de campo realizado, el 54% de los bares y restaurantes “no respeta la superficie autorizada” para la instalación del mobiliario, “invadiendo”, por tanto, el espacio público más allá de lo debido. La suma de las superficies afectadas por esta irregularidad viene a representar el 5% del total de las calles analizadas. Aunque el parámetro parece bajo, la realidad es que representa un incremento del 17% respecto a la superficie que los empresarios sí tenían permitida en estos puntos. La suma de los metros cuadrados de las terrazas autorizadas en estas cinco zonas representan el 28% de todo el espacio; el 67% restante está libre.

Vista de las terrazas instaladas en la calle Strachan, también estudiada por el OMAU.
Vista de las terrazas instaladas en la calle Strachan, también estudiada por el OMAU. / J. ALBIÑANA (Málaga)

Los técnicos someten a examen el comportamiento de los locales atendiendo a la superficie autorizada; la delimitación lateral, que debe ser menor a 1,5 metros de altura; la existencia de pizarra de menús en la zona autorizada; la inexistencia de elementos de calefacción, y la inexistencia de publicidad en el mobiliario. Según los resultados, apenas hay un 8% de los locales cumple con todos los condicionantes, frente a un 92% que incumple al menos uno. Este último porcentaje crece respecto a 2015 (86%) y repite el dato de 2012. Respecto a esos dos periodos, se produce un aumento del número de establecimientos, que pasa de 42, en 2012; a 45, en 2015, y a 66 el año pasado (54 si no se incluye Plaza del Carbón-Plaza del Siglo, que no fueron estudiadas en los periodos anteriores).

SÓLO UN 8% DE TODOS LOS ESTABLECIMIENTOS CUMPLE CON TODOS LOS CONDICIONANTES ANALIZADOS POR LOS TÉCNICOS

Los números vienen a reflejar un mayor cumplimiento en lo tocante a la superficie autorizada. Tomando como referencia este parámetro, el 46% de los locales objeto del estudio cumple los metros permitidos, no así el 54%. Un dato que mejora en cuatro puntos el registrado en los trabajos de 2015 y 2012.

Mejora igualmente el comportamiento de aquellos que incluyen la pizarra de los menús dentro de las zonas autorizadas (52% cumple, frente a un 37% en 2015). Por el contrario, crece el porcentaje de los que incumplen con la colocación de publicidad en el mobiliario, un 49% en 2018 frente a un 35% en 2015, y de los que vulneran la norma en lo relativo a la delimitación lateral: un 31% lo incumplía en el documento actual, frente a un 2% en 2015.

En el marco del estudio, los responsables del OMAU relacionan de manera directa la pérdida de población que viene sufriendo el Centro histórico desde el año 2007 con “la eclosión turística del Centro y físicamente con las áreas donde más actividad de ocio nocturno se ha desarrollo”. “La imagen de la ciudad antigua actual no tiene nada que ver con la que empezamos a recuperar en los años noventa; sin embargo, han aparecido nuevas problemáticas derivadas de la nueva actividad económica como la hostelería que ha tenido un gran desarrollo, pero que también supone molestias para residentes y comerciantes, al ocupar con mesas y terrazas más espacio público del permitido”, se apostilla en el análisis.

Es por ello que desde el organismo municipal se pone en consideración el que los proyectos de rehabilitación urbana acometidos en las últimas décadas en esta zona de la ciudad “fueron aprobados principalmente para ampliar el espacio público como lugares de encuentro ciudadano, paseo o juego para niños”. Y se subraya que el objetivo debe ser “procurar que los residentes y comerciantes se sientan cómodos, que la gente no abandone su vivienda y se traslade a otra parte, fomentar la atracción de la ciudad antigua y sus arrabales o el propio Muelle Heredia-Soho para animar a las personas, sobre todo jóvenes a vivir en el Centro”.

24 ABRIL 2019 DIA INTERNACIONAL DE CONCIENCIACION SOBRE EL RUIDO

Desgraciadamente para los miembros de la Asociacion de Vecinos El Romeral Contra El Ruido no tenemos nada que celebrar en este dia, al contrario, tenemos que seguir trabajando para intentar conseguir disminuir los niveles acusticos de ruidos y que tan perjudiciales son para la salud de los vecinos que soportamos las molestias de la hosteleria y el incivismo de sus clientes. Agradecer a la Asociacion de Vecinos Centro Antiguo, a la Asociacion Centro Sur Soho por seguir en la lucha mano a mano con nosotros pues desgraciadamente sufren igual o mas que nosotros este problema.

La Policía Local apoyará a los inspectores de vía pública para el control de las terrazas

La Policía Local apoyará a los inspectores de vía pública para el control de las terrazas

El portavoz del equipo de gobierno, Carlos Conde, anuncia esta fórmula para evitar exceso, así como una sustitución de los inspectores en caso de bajas de larga duración

ANA PÉREZ-BRYAN

Los excesos de las terrazas y su proliferación en vías del centro histórico siguen siendo un asunto de debate entre los grupos municipales, que este martes han abordado su necesidad de control en la Comisión de Economía. Durante la discusión, impulsada por el grupo socialista y defendida por la edil Lorena Doña, el portavoz del equipo de gobierno y edil de economía y recursos humanos, Carlos Conde, ha hecho referencia a las «limitaciones» que han afrontado en los últimos tiempos en materia de tasas de reposición de personal, pero ha avanzado que la intención de su equipo, a corto plazo, incluye «suplir las bajas de los técnicos de inspección de vía pública (cinco en la actualidad) en caso de bajas por enfermedad de larga duración» e incluso que la policía local pueda ser un apoyo de estos profesionales de vía pública en el control de los excesos.

En su turno de palabra, Doña y el resto de grupos de la oposición de izquierdas han recordado las palabras de la edil responsable, Elisa Pérez de Siles, admitiendo falta de personal, una reflexión que comparten, ha dicho Doña, «tanto el alcalde como la jefa de servicio de vía pública». En respuesta, la propia Pérez de Siles ha matizado que esas declaraciones, como las que hizo a SUR, «querían poner en valor todo el trabajo que se está haciendo en esta materia» y ha aportado datos que a su juicio ilustran este esfuerzo municipal. En ese sentido, la edil popular ha destacado que en 2017 se formalizaron 74 decretos de retirada de mesas y sillas por su excesiva ocupación de la vía pública, y que esa cantidad escaló hasta los 158 en 2018 y hasta los 255 «sólo en el primer trimestre de este año».

«Que queda mucho por hacer es algo sobre lo que no hay duda, pero estamos avanzando», ha destacado Pérez de Siles, quien ha querido lanzar un mensaje claro a los hosteleros: « Sería absurdo ampliar más personal para el control de las terrazas si no se produce un cambio de mentalidad en los agentes implicados», es decir, en los hosteleros. «No podemos tener un inspector en cada establecimiento», ha zanjado la edil, que ha considerado que el trabajo de su equipo es «serio, exhaustivo y razonable».

El PSOE exige reforzar el personal de Vía Pública para frenar los excesos de las terrazas y la venta ambulante

El portavoz del grupo socialista, Daniel Pérez, presentará una moción en la próxima comisión de pleno para que se aumente el número de inspectores en la ciudad

JUAN SOTOMálagaMartes, 16 abril 2019, 10:521

La falta de personal en el área de Vía Pública para controlar los excesos de las terrazas va camino de convertirse en tema de debate político. El portavoz del PSOE y candidato a la Alcaldía, Daniel Pérez, ha exigido que se refuerce el número de efectivos del servicio de inspección para evitar irregularidades como los excesos de algunos negocios y la venta ambulante.

El portavoz socialista ha recordado que a lo largo de la legislatura su grupo ha logrado la aprobación de hasta cuatro iniciativas pidiendo el incremento de este personal y, sin embargo, «el Ayuntamiento no ha hecho absolutamente nada». Y por ello volverá a solicitarlo en la próxima comisión de Pleno de Economía.

Esta nueva petición la realizará después de que el propio alcalde reconociera que no hay personal suficiente para controlar los excesos de las terrazas «todos los días y a todas las horas». Este asunto salió a la luz tras la denuncia realizada por la jefa del departamento de Vía Pública durante una reunión con vecinos, y tanto la concejala responsable del área, Elisa Pérez de Siles, como el alcalde, Francisco de la Torre, reconocieron esta deficiencia. En esta ocasión, el concejal socialista incluso recuerda las palabras de la técnico que publicó SUR en donde aseguraba que sólo cuentan con un inspector en exclusiva para el Centro y que por ello se dificulta «cualquier actuación destinada a frenar la excesiva ocupación de la vía pública por parte de los negocios de hostelería».

Para Pérez «se trata de una reivindicación realizada por colectivos como el de la venta ambulante, que están padeciendo las consecuencias de la falta de efectivos dentro de este servicio, lo que está provocando lógicamente pérdidas económicas».

Además, el portavoz socialista considera que esta falta de actuación municipal «es una muestra palpable más del evidente desgobierno que preside el Ayuntamiento después de 25 años de gobierno del Partido Popular en Málaga con un Francisco de la Torre agotado, sin ideas y con un equipo de concejales a la fuga».

El Ayuntamiento de Málaga dicta ya 255 decretos de retirada de terrazas, 97 más que en todo 2018

El control del área de Comercio se dispara en el primer trimestre, en el que las acciones crecen un 61% respecto al año pasado

Imagen de archivo de las terrazas instaladas en la Plaza Uncibay, en el Centro de Málaga.
Imagen de archivo de las terrazas instaladas en la Plaza Uncibay, en el Centro de Málaga. / S. SÁNCHEZ

SEBASTIÁN SÁNCHEZ08 Abril, 2019 – 05:50hF

“Vas andando por la calle y te das cuenta de que hay muchísimos excesos“. El testimonio, que podría corresponder cualquier vecino del Centro histórico, fue verbalizado por la jefa de servicio de Vía Pública del área de Comercio, confirmando con ello la admisión de que son muchos los empresarios hosteleros los que sobrepasan las superficies que tienen autorizadas para instalar las terrazas de sus bares y restaurantes.

Pero frente a lo ocurrido en ejercicios anteriores ejercicios, en la actualidad este mismo departamento parece decidido a corregir estas irregularidades. Los números manejados por la concejalía encabezada por Elisa Pérez de Siles ponen en valor el esfuerzo de los nuevos responsables municipales. Y, en sentido contrario, pone en evidencia a los que estuvieron al frente de la función años atrás. Sirva como ejemplo que en los tres primeros meses del año la cifra de decretos emitidos para la retirada de terrazas alcanza los 255, un 61% más que en todo el año 2018.PUBLICIDAD  

De manera precisa, si en todo el año pasado (un hito a considerar es que fue en verano cuando entró en vigor la nueva Ordenanza de Vía Pública) la media fue de 0,4 decretos al día, entre enero y finales de marzo del presente ejercicio este parámetro crece a 2,8. El crecimiento es aún mayor si se toma como referencia 2017, cuando, según los datos oficiales, fueron apenas 74 los decretos de retirada incoados (0,2 de media al día).

PÉREZ DE SILES DEFIENDE A LOS TRABAJADORES DEL ÁREA, DE LOS QUE DICE “SE ESTÁN DEJANDO LA PIEL”

Con estos datos sobre la mesa, Pérez de Siles quiere defender el esfuerzo que realizan los técnicos municipales dedicados a esta tarea. “Se están dejando la piel en la vigilancia y aplicación de la nueva ordenanza”, expuso la concejala. A raíz de las manifestaciones de la jefa de servicio, en el marco de un encuentro con varios colectivos vecinales y sociales del casco antiguo, la edil se mostró comprensiva. “Lo que intentaba poner encima de la mesa es que las más de 200 órdenes ya emitidas son un ejemplo de lo que se está haciendo”, añadió.

A su juicio, en la línea de lo ya expuesto por la trabajadora municipal, “es evidente que existen excesos de ocupación”, que han de ser combatidas con la aplicación de la normativa municipal. La misma fija incluso la posibilidad, ante incumplimientos reiterados, de acordar la suspensión temporal de la autorización de terrazas a los infractores. Una vía de acción por la que incluso se mostró partidaria la jefa de servicio.

Pérez de Siles sí aclaró que en caso del Centro no existe “un exceso de autorizaciones sino de ocupación, que es lo que estamos intentando controlar”. Asimismo, si bien coincidió en que se podría actuar más con más personal, aclaró que el área no dispone solo de un inspector, pero sí de un inspector dedicado en exclusiva a esta labor en el casco antiguo. A este trabajo se suma la participación de los agentes de la Policía Local, que son los que, mayoritariamente, están sobre el terreno controlando el cumplimiento o no de las terrazas.

El asunto que presumiblemente tendrá que seguir esperando es el de la aprobación de los planes de aprovechamiento con los que ordenar la ocupación de terrazas en seis puntos del casco antiguo. Si bien en agosto del año pasado desde Comercio se admitía la existencia de negociaciones con la asociación de hosteleros de la capital, la realidad es que esas conversaciones acabaron por enfriarse, en especial tras el conflicto generado entre el colectivo y el Ayuntamiento por la declaración de las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) de 98 calles del Centro debido al exceso de ruido.

El Ayuntamiento reconoce falta de personal para controlar los excesos de las terrazas

El Ayuntamiento reconoce falta de personal para controlar los excesos de las terrazas

Vía Pública cuenta con un único inspector en el Centro y sólo ha tramitado 200 órdenes de retirada de terraza desde que comenzó el año

JUAN SOTOMálagaJueves, 4 abril 2019, 22:15

El Ayuntamiento se ha visto sobrepasado por el crecimiento de la hostelería en la ciudad. Tanto que desde el área de Vía Pública acaban de reconocer que la falta de personal impide controlar y sancionar los excesos de ocupación de las terrazas, sobre todo en el Centro. Durante un encuentro mantenido esta tarde con cerca de un centenar de vecinos, la jefa de servicio del área, María Dolores Rico, ha reconocido que sólo cuentan con un inspector destinado a controlar el Centro, por lo que cualquier actuación referente a esta materia se retrasa en exceso. «No es una excusa, pero es lo que tenemos», ha confesado.

La responsable municipal ha explicado que desde que comenzó el año sólo se han tramitado 200 órdenes de retirada de terraza en la ciudad, una cifra que los asistentes a la reunión consideraron insuficiente. Y por ello, la funcionaria municipal se ha defendido: «Se tienen que poner en marcha más medidas de control como la suspensión de las terrazas, pero falta personal».

La funcionaria ha pedido paciencia «para que se vean los resultados de lo que estamos haciendo»

El debate ha surgido durante una reunión convocada para informar sobre la futura reforma del eje Álamos-Carretería al abordar el punto sobre la limitación de las terrazas que aprobará en todo ese área. El tema ha dado pie a debatir sobre el escaso control de las terrazas en el resto de la ciudad, sobre todo en espacios peatonalizados como el entorno de Trinidad Grund. A este respecto, la jefa de servicio ha explicado que se están renovando todas las placas que señalizan los límites de las terrazas en la ciudad y que están muy encima de este tema. «Yo sólo os pido un poco de paciencia para que se vean los resultados de todo lo que estamos haciendo».

Malestar entre los vecinos

Tras escuchar sus palabras, los vecinos aseguraron no entender la actuación municipal porque «no nos sirve esta excusa». Para ellos –han dicho– es fundamental que se refuercen las inspecciones porque cada vez hay más negocios que se aprovechan de esta debilidad y que se sobrepasan muchos metros sobre los autorizados. «No creo que sea nuestra labor el tener que llamar para denunciar constantemente como vecinos», ha resumido uno de ellos.

Durante la reunión celebrada en el salón de actos del Distrito Centro, los vecinos también han solicitado que se limiten las terrazas en el Soho, sobre todo en la calle Trinidad Grund, y han pedido al Ayuntamiento que no se concedan nuevas licencias que entorpezcan aún más el paso de los residentes. «Entre las terrazas, los patinetes, los segway… es imposible pasar por algunas calles», lamentan.

Del mismo modo se han congratulado de que los técnicos del Ayuntamiento hayan aceptado no autorizar nuevas terrazas en el futuro eje Carretería-Álamos. De hecho han obtenido incluso el compromiso de que esta medida será aprobada en una próxima Junta de Gobierno Local para que quede constancia expresa de la voluntad del equipo de gobierno y no se pueda cambiar de opinión.

José del Río: «La moratoria para nuevos bares en Málaga deberá aprobarla la nueva corporación»

José del Río, ayer en el Ayuntamiento. /Salvador Salas
José del Río, ayer en el Ayuntamiento. / SALVADOR SALAS

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental insiste en que la aprobación del ZAS sigue adelante y anuncia que han contratado a una empresa para que estudie las alegaciones

JUAN SOTOMálagaMartes, 26 marzo 2019, 00:274

Cuatro años después de tomarse las primeras mediciones en la ciudad, y casi cuatro meses después de su aprobación inicial, la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas en cerca de un centenar de calles del Centro y de Teatinos sigue en compás de espera. Desde el área de Sostenibilidad Medioambiental reconocen abiertamente que es «materialmente imposible que se apruebe durante esta legislatura» y confían en que se haga «lo más pronto posible» aunque sin dar fechas.

¿En qué momento se encuentra la aprobación del ZAS?

–Recientemente, el 12 de febrero, ha terminado el periodo de alegaciones y desde entonces hemos estado ordenado las alegaciones que se han presentado. Ahora hemos contratado a la consultora A.G. Marín, una empresa de Málaga especializada en ensayos técnicos que va a estudiar las alegaciones de forma individual y nos va a presentar un informe con las cosas que debemos cambiar o las alegaciones que tenemos que estimar.

¿Son muchas alegaciones?

–Se han presentado doce, tanto por parte de grupos políticos como vecinos o la propia de la asociación de hosteleros, que se lo ha estudiado muy bien. Ahora debemos analizarlas en profundidad para demostrar que no somos inactivos.

¿Cuándo se va a aprobar el ZAS?

–Difícilmente vamos a tener el informe de las alegaciones durante esta legislatura porque quedan dos plenos y es complicado que se apruebe de forma definitiva. Va a ser algo que tendrá muy cocido la nueva corporación que salga de las urnas y estará para avanzarlo y terminarlo.

Desde que se hicieron las primeras mediciones han pasado ya cuatro años, ¿comprende a los vecinos cuando denuncian que no se han tomado medidas?

–Medidas se están tomando, la Policía Local está actuando todos los fines de semana y nosotros no hemos dejado de tener contacto con los negocios de hostelería para lograr que tomen medidas para reducir el ruido, pero ellos dicen, y es lógico, que el ruido no proviene sólo de sus establecimientos sino que está en la calle. De todas formas, quiero que quede claro que tenemos la voluntad de garantizar el descanso de los vecinos.

«Medidas se están tomando; la Policía Local está actuando todos los fines de semana»

Pero la moratoria, que es la principal medida que propone el ZAS, aún sigue sin aplicarse.

–Porque es un asunto muy lento de resolver.

¿Tan complicado es poner en marcha el ZAS?

–Es complicado porque las alegaciones que nos han presentado son completamente contradictorias. Los vecinos dicen que nos hemos quedado cortos y quieren que se reduzca más el horario de los negocios; y los empresarios denuncian que la aprobación definitiva les cortaría el funcionamiento de sus terrazas y generaría una pérdida de empleo. Nuestra intención es sacar algo que sea consensuado aunque sea difícil, que lo que se ponga en marcha sea positivo. También quiero recordar que se sacó una subvención para que los vecinos pudieran insonorizar sus viviendas y ellos dicen que no les apetece colocar ventanas insonorizadas porque viven en el Centro y quieren estar con las ventanas abiertas. Hay que ser conscientes de que la ciudad ha cambiado mucho y tiene un atractivo cultural-turistico-deportivo de primer nivel y no podemos renunciar a ese turismo, que es un factor económico importante. Lo que hay que lograr es que haya una convivencia positiva, pero la ciudad es la que es y el clima que tenemos invita a vivir una parte importante en la calle.

¿Puede que el ZAS se quede en nada?

–No. El ZAS continúa y se aprobará definitivamente a no ser que las conclusiones que saque esta empresa nos lo tumbe y diga que jurídicamente no es viable. Y continuará con las limitaciones actuales. Pero insisto, ni peligran las terrazas ni los puestos de trabajo como dicen los empresarios.

Los vecinos dicen que no se han cumplido ninguna de la recomendaciones del Defensor del Pueblo

–Yo creo que sí. El defensor hablaba de unas medidas de control, de monitorizar y medir el ruido y eso se ha hecho. Lo que ahora puede ocurrir, cuando tengamos el informe de la consultora, es que nos aconsejen que realicemos nuevas mediciones en algunas calles puntuales o ampliemos los puntos de control.

¿Y en Teatinos? ¿Se va a aprobar el ZAS antes que en el Centro?

–Posiblemente se pueda avanzar algo más en la zona de Teatinos porque es diferente al Centro, es posible que podamos llegar a algún acuerdo previo, pero es materialmente imposible que sea en lo que queda de esta legislatura.

Coincide la tramitación del ZAS con la denuncia presentada por un grupo de vecinos contra el Ayuntamiento por vulnerar su derecho al descanso por el ruido que soportan en la plaza Mitjana. ¿Le preocupa esta denuncia?

–Esos son vecinos que han denunciado de forma reiterativa al Ayuntamiento con denuncias por registro y ahora han decidido poner un contencioso-administrativo cuando son conscientes de que el Defensor del Pueblo ya archivó en su día una denuncia similar porque nosotros en ningún momento hemos dejado de actuar. La Policía Local sigue sancionando a los establecimientos y nosotros hemos llevado a aprobación inicial el ZAS. De hecho ya hemos recopilado toda la documentación necesaria y hemos dado una respuesta la juzgado. Somos consciente de que el ruido del ocio es un problema para el que apenas hay una regulación europea y por eso nosotros fuimos la primera gran ciudad de España en hacer un mapa de monitorización del ruido.

Los vecinos de Mitjana llevan al Ayuntamiento a los tribunales por su inacción ante el ruido

    • Presentan una demanda por vulneración de “los derechos fundamentales”
    • Vienen denunciando los problemas de ruido y ocupación de la plaza desde hace siete años
 

Los vecinos de la Plaza Mitjana y sus alrededores pasan de las palabras a los hechos. Tras amagar en varias ocasiones con llevar al Ayuntamiento de Málaga a los tribunales ante lo que consideran una inacción evidente a la hora de solucionar los problemas de ruido que padecen desde hace años, un grupo de residentes de la zona acaba de formalizar una demanda por la vía contencioso-administrativa contra el Consistorio, aduciendo la vulneración de “derechos fundamentales“.

De acuerdo con los detalles conocidos por este periódico de fuentes cercanas a la reclamación, se trata de la primera acción judicial que se entabla contra la Administración local por problemas de ruido y convivencia en el casco antiguo. Además de estos vecinos, la Asociación de Vecinos Centro Antiguo también puso sobre la mesa esta vía de intervención a finales del año pasado, ante lo que consideran la “inacción” de las áreas municipales a la hora de poner coto a los problemas existentes

El drástico movimiento realizado ahora por este grupo de residentes de Mitjana se produce después de que el Defensor del Pueblo Andaluz archivase meses atrás la queja realizada por los residentes contra el Consistorio. “El Defensor instaba al Ayuntamiento a aumentar la presencia policial, a mejorar las relaciones con los vecinos y declarar las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), pero nada de eso se ha hecho”, explicó uno de los vecinos implicados en la demanda.

Según este afectado, las imágenes de los últimos fines de semana y de buena parte del invierno constatan que la situación de ocupación de la plaza “es la misma, yendo más allá del sentido común, de la legalidad, demostrando falta de interés y dejación de funciones a la hora de hacer cumplir la normativa”.

“Ya sea por Comercio, Seguridad o Medio Ambiente, por el propio alcalde, todo lo que ha habido en estos siete años han sido falsas promesas, falsas palabras”, sentenció el representante vecinal, quien incidió en que en este escenario “no ha habido más remedio que presentar una demanda judicial”. La formulación de la misma se produjo tras una primera advertencia al Consistorio que, según el vecino, ha presentado al juzgado del orden de 1.800 folios “que grosso modo vienen a incluir las denuncias de los vecinos”.

La denuncia se sustenta en lo que consideran los vecinos la vulneración de sus derechos fundamentales. El asunto está en manos del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Málaga. El despacho de abogados contratado por los afectados tiene ya experiencia en reclamaciones de esta naturaleza. De hecho, es el mismo que, según indicaron las fuentes, estuvo implicado en las denuncias por los ruidos en la zona de ocio de El Copo, en Torre del Mar.

A la espera del devenir futuro del camino ahora emprendido, el paso dado pone de relieve el nivel de malestar de los vecinos del casco antiguo, que desde hace años vienen exigiendo una intervención de mayor dimensión por parte del Ayuntamiento ante las molestias generadas por la concentración nocturna de personas en la calle. De hecho, a finales del pasado ejercicio ya se advertía de la posibilidad de acudir a la vía judicial, paso que no se ha dado. Una de las herramientas activadas por el Consistorio para tratar de atajar la situación es la declaración como ZAS de 98 calles del Centro, así como varios puntos de El Romeral, en Teatinos.

Un instrumento cuya aprobación ha ido acumulando años de demora y que no fue aprobado inicialmente hasta el pasado mes de octubre. A día de hoy, cinco meses después, las medidas incorporadas al mismo siguen sin ser aplicables. Tras el cierre del periodo de información pública al que fue sometido, el Consistorio pretende ahora contratar a una empresa de Sevilla para que asuma el análisis de las alegaciones formuladas. Un proceso que, obligatoriamente, llevará cualquier determinación al próximo mandato.

La discrepancia con respecto a lo planteado en el plan municipal es amplia tanto en el caso de los residentes del Centro como en el colectivo de hosteleros. Si los vecinos del casco antiguo consideran que las acciones previstas son de escasa envergadura, exigiendo una mayor incidencia en lo que a la reducción del horario de terrazas se refiere, los empresarios consideran nula de pleno derecho la tramitación de estas zonas, buscando con ello la anulación total de la propuesta.

 

 

Piden un informe explicativo sobre las denuncias por ruido no tramitadas

IU-MpG exige, en una moción, que se cumpla la normativa con el exceso acústico de los negocios hosteleros, un control más riguroso y nuevas mediciones de sonido en el Centro y Teatinos

José Antonio Sau 25.02.2019 | 05:00

Terrazas hosteleras en el distrito de Teatinos.

Terrazas hosteleras en el distrito de Teatinos. Arciniega

El grupo municipal de IU-Málaga para la Gente (IU-MpG) exigirá este lunes, en la comisión de Medio Ambiente, que los técnicos del área realicen un informe sobre la situación de las denuncias recibidas por exceso de ruidos y por qué las mismas no se tramitan como expedientes sancionadores por parte del departamento y en algunos casos se archivan o prescriben generando «una cierta impunidad».

Según adelantó este periódico, los datos son claros: sólo se ha sancionado el 20% de las denuncias por ruido en el Centro Histórico y Teatinos los últimos cuatro años. En concreto, las denuncias fueron 1.338 en el casco antiguo y 401 en Teatinos-Universidad en este periodo. Sin embargo, en ese cuatrienio tan sólo se hizo efectivo, explica el grupo municipal, el cobro de 348 sanciones tras la tramitación de los expedientes sancionadores, es decir, «una quinta parte o poco más de un 20% del total de intervenciones». «Queremos mostrar nuestra preocupación por la situación de incumplimientos reiterados de la normativa de ruido y de la ordenanza municipal. La permisividad e impunidad que ha convertido en papel mojado la normativa, hace que nos preocupe que pase lo mismo, por ejemplo, con la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS)», señala IU-MpG.

Los datos muestran una tendencia descendente, añaden, cada año y una caída importante en el número de las sanciones: desde las 98 multas y los 123.390 euros de 2017 hasta las 70 y los 69.967 euros de 2018, casi la mitad en el segundo de los indicadores. «La mayor parte de las sanciones son a establecimientos hosteleros, aunque no todas (no se discriminan los datos), pero sí se trata de las dos zonas de la ciudad con más bares y restaurantes, por lo que existe una correlación clara».

En este sentido, instan al Área de Medio Ambiente a que sus técnicos realicen un informe sobre la situación de las denuncias recibidas por exceso de ruidos, reclaman poner en marcha de forma inmediata todas las medidas necesarias para hacer cumplir la normativa vigente en materia de ruidos y hacer cumplir las ordenanzas municipales, exigen establecer medidas para un control más riguroso de los niveles de ruido en los dos barrios, a la vez buscando la solución definitiva ante el grave problema y molestias para los vecinos de estas zonas y que se hagan mediciones y controles del ruido existente en las horas punta en ambos distritos y se tomen medidas contra la acumulación de personas haciendo ruido en la calle en horario nocturno.

El grupo explica que ya se ha reunido en varias ocasiones en los últimos años con vecinos del distrito Centro y Teatinos, colectivos que les han hecho llegar sus denuncias «por incumplimientos de varias ordenanzas y el gran ruido que se produce en los citados barrios, exigiendo que se solucionen estos problemas sin que realmente se haya abordado una solución satisfactoria» para los residentes. «Ellos siguen desesperados por el ruido y reclaman que se cumpla con la ordenanza, ya que estiman que se incumple sistemáticamente y a la vez tienen la sensación de que existe una gran impunidad por falta de voluntad de aplicarla y porque no se controla, vigila y sanciona de forma suficiente», agrega el grupo. «Se trata de cumplir la ley que protege la jurisprudencia y no de un conflicto de intereses como quieren hacernos ver. Está en juego el respeto a los derechos fundamentales y constitucionales, así como el interés público y general prevalece frente a los intereses privados y particulares», reflexiona IU-MpG en su moción, de forma que añade que la Administración local, por ser la más cercana a los ciudadanos, «tiene la obligación de adoptar medidas no discrecionales, debe aplicar de la ordenanza».

images (2)

Rebélate contra el ruido