Vecinos del Centro de Málaga exigen suspender la renovación de las terrazas

Imagen de archivo de varias de las terrazas del Centro histórico.

  • Piden instruir antes los expedientes para saber si se respetan los objetivos acústicos
  • “Un grupo de presión no puede negociar la aplicación de protocolos o artimañas”, sentencian

Los vecinos del Centro elevan de nuevo la voz para reclamar acciones inmediatas y conformes a la legislación vigente en materia de ruido. Apenas unas horas después de que el equipo de gobierno del PP y la asociación de hosteleros Mahos escenificasen un acuerdo para anular la convocatoria de paro prevista para el día del alumbrado de Navidad, que tiene lugar este viernes, la Asociación de Vecinos Centro Antiguo ha presentado un escrito en la Casona del Parque en el que solicitan “que se suspendan de manera inmediata los procedimientos administrativos de renovación de las terrazas existentes en el Centro” a la espera de que se instruyan los expedientes que determinen “que se van a respetar los Objetivos de Calidad Acústica”.

El colectivo vecinal, que dice representar a los más de 4.600 vecinos empadronados en el Centro, ha exigido al Ayuntamiento que cumpla la legislación vigente sobre ruido en todas las actividades que se desarrollan en la vía pública. En este sentido, recuerda el contenido del Decreto 155/2018 de la Junta de Andalucía, que establece que la renovación de las terrazas en zonas residenciales “deberá estar motivada en el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica”.

Asimismo, alude a que la actual ordenanza municipal de Vía Pública dispone que las autorizaciones para terrazas se renuevan “tácitamente” salvo cuando haya circunstancias que modifiquen las condiciones que dieron lugar a su autorización, que el Centro Histórico es de uso residencial según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y que por tanto “es necesario justificar para el año 2019 que cada terraza cumple los límites de ruido”.

Para la asociación, no es “válida ni jurídicamente respetuosa ni compatible con el Decreto 155/2018 ninguna solución que pase por retomar actuaciones que ya se han demostrado en el pasado fallidas, como poner en marcha medidas de concienciación o compromisos de los empresarios con algo parecido a propósitos de enmienda o autorregulación”. “Solo podemos admitir el cumplimiento riguroso de los objetivos de calidad acústica”, insisten en el escrito, en el que se precisa que los límites acústicos son de 65 decibelios por la mañana y la tarde y 55 decibelios por la noche.

“EL CENTRO SE LE HA IDO DE LAS MANOS AL AYUNTAMIENTO EN CUANTO A CONTAMINACIÓN ACÚSTICA Y OCUPACIÓN”

A juicio de los vecinos, el Centro “se le ha ido de las manos” al Ayuntamiento en cuanto a contaminación acústica y ocupación de vía pública, “resultado de la saturación de un subsector económico extractivo de poco valor añadido, enormemente vulnerable, dependiente de los vaivenes de los ciclos económicos y de difícil compatibilidad con la sostenibilidad medioambiental y habitacional”. “En suma, un modelo de ciudad que cercena la calidad de vida de los ciudadanos, se fundamenta en un empleo de baja calidad y en un monocultivo económico difícilmente sostenible a largo plazo”, sentencia.

Asimismo, le recuerda al Consistorio que el mantenimiento de la convivencia democrática se fundamenta en el cumplimiento de la ley, fuera de la cual no existe la “seguridad jurídica“, por lo que “un grupo de presión no puede negociar la aplicación de protocolos o artimañas destinados a la manipulación del espíritu de las leyes”. Por ello, vuelve a instar a la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) aprobada en Pleno hace más de un mes.

MALAGAHOY

 

Anuncios

“La responsabilidad de que se cumpla la ley es del Ayuntamiento que dirige De la Torre (PP)”Eusebio Gallardo, portavoz de la AA.VV El Romeral Contra el Ruido

Todo por la pasta. ‘Sur’ publica un demagógico artículo del subdirector, Recio, en defensa irracional del puñado de dueños de los bares del centro (¿llegarán a 100?) y les anima a que hagan ruido (?) en contra de la aplicación de las ZAS

‘Sur’ pasa de los miles de malagueños que viven o disfrutan del Centro y solo piensa en el beneficio de unas docenas de propietarios de negocios, que son los que pueden gastarse el dinero en publicidad

Ojalá los hosteleros hagan huelga y cierren los bares el día 30 para que así pueda dormir tranquilo”, asegura Eusebio Gallardo, portavoz de la AA.VV El Romeral Contra el Ruido que vive en Teatinos. Que añade que: “La responsabilidad de que se cumpla la ley es del Ayuntamiento que dirige De la Torre (PP)”

Recio emplea en su artículo el mentiroso argumento de que hay que pensar en las 4.700 personas que trabajan en el centro (en donde están 8 horas) y se olvida interesadamente de las miles que viven allí las 24 horas. “No me vale el discurso de la pérdida de puestos de trabajo si estás fuera de la ley en materia de ruido”: Gallardo

Recio no menciona a las escasas docenas de personas que se llevan las ganancias de los negocios que defiende ‘Sur’ y que son las que fomentan el chantaje para seguir ganando dinero a espuertas. Cómo se nota que los que insertan publicidad son los empresarios, esos 100 magníficos como mucho, y no los miles de vecinos que viven en el centro o en Teatinos, los cuales les importan muy poco

20/11/18. Opinión. Todo por la pasta. Sur publica un demagógico artículo de su subdirector Javier Recio en defensa irracional de las escasas docenas de dueños de los bares del centro (¿llegarán a 100?) y les anima a que hagan ruido (?) (AQUÍ). El artículo se titula “Los hosteleros deben hacer ruido” y comienza así: “Tienen que defenderse. Ya deben de estar hartos de los múltiples ataques que sufren. Y eso que es un sector que tiene como principal ‘pecado’ emplear a miles de ciudadanos. Los hosteleros se han plantado y han planteado que harán un cierre patronal si se consuma la última tropelía contra ellos, la declaración de zona acústicamente saturadas para casi un centenar de calles sin tener en cuenta la actual configuración de las mismas”. Se refiere a la aplicación de una serie de medidas en las declaradas Zonas Acústicamente  Saturadas (ZAS). Cerca de un centenar de calles del centro histórico y cinco de Teatinos donde se superan los niveles de ruido permitidos, por lo que para los vecinos es imposible descansar y hacer vida normal. La aprobación inicial de una serie de medidas como la prohibición de abrir nuevos negocios en estas calle o de adelantar el horario de cierre ha puesto en pie de guerra a los hosteleros, que la semana pasada anunciaron que cerrarán el viernes 30 de noviembre, día en el que se inaugura el alumbrado de Navidad, si el alcalde De la Torre no da marcha atrás en la aplicación del ZAS. Cuya aprobación definitiva está prevista para finales de año. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

“OJALÁ los hosteleros hagan huelga y cierren los bares el día 30 para que así pueda dormir tranquilo. Aunque no les creo, son muy ‘gallitos’. Puede que hagan huelga a la japonesa y abran 24 horas, total serán sus pobres empleados los que estén en el negocio”, asegura Eusebio Gallardo, portavoz de la AA.VV El Romeral Contra el Ruido y habitante de Teatinos. “El problema es que el Ayuntamiento ha permitido a los hosteleros poner mesas y sillas para atender a 150 clientes cuando solo deberían de atender a un máximo de 50. Durante mucho tiempo el Consistorio ha mirado para otro lado. Estamos hablando de cerca de 10 años atrás. El problema se ha ido haciendo cada vez más grande y ahora el Gobierno local (PP) se ve obligado a tomar una serie de medidas que le van a hacer perder votos. La responsabilidad de que se cumpla la ley es del Ayuntamiento que dirige De la Torre (PP). La dejadez del Consistorio ha desembocado en esta problemática. Los hosteleros han hecho lo que les ha venido bien para su negocio. Si ponen demasiadas mesas y sillas y tienen que pagar una multa por ello de vez en cuando, la pagan y ya está porque les sale rentable”.

RECIO recoge en su artículo que “los bares y restaurantes de Málaga están siendo demonizados últimamente. Se les señala como los culpables de todos los males del centro, de los ruidos, de que haya tantos turistas, de que entorpezcan con sus terrazas el paso de todo el mundo. Vamos, que parece que vivimos en una ciudad poco menos que apocalíptica por culpa de estos profesionales, tildados por muchos como usureros y explotadores”. Esta revista se ha hecho eco de cómo los medios de comunicación nacionales, como Telecinco o La 1, han publicado reportajes de lo difícil que resulta circular a pie por algunas calles del centro de Málaga debido al volumen de mesas y sillas. (Ver noticia: ‘Telecinco’ emite en su informativo nacional imágenes de las mesas del ‘malagueño’ bar La Canasta ‘pisoteando’ el monumento a la Constitución en el Centro de Málaga. Se hace eco de la brutal ocupación del espacio público por la hostelería). Del mismo modo, esta revista publicó las restrictivas normas de obligado cumplimiento que el establecimiento Brunchit impuso a sus trabajadores. (Ver noticia: Así son los hosteleros de Málaga. EL OBSERVADOR publica las restrictivas normas del establecimiento Brunchit de “obligado cumplimiento” para sus trabajadores. Una de las empleadas fue despedida por quejarse de las mismas).

RECIO emplea en su artículo el mentiroso argumento de que hay que pensar en las 4.700 personas que trabajan en el centro (en donde solo están unas 8 horas) y que les den a las que viven allí las 24 horas, porque son menos, según Recio son 2.700 vecinos. “No me vale el discurso de la pérdida de puestos de trabajo si estás fuera de la ley en materia de ruido”, indica Gallardo. Que añade que “todos sabemos de casos de gente que trabaja en la hostelería 8 horas y le dan de alta 6 o menos”. Además El vecino de Teatinos menciona el amplio espectro de tiempo durante el que abren algunos locales: “en el barrio hay un negocio abierto desde las 06:30 horas hasta las dos de la mañana, casi 20 horas”.

RECIO no menciona en su artículo a las escasas docenas de personas que no llegarán ni a 100, propietarios de los establecimientos, que son los que de verdad se llevan las ganancias de los negocios que defiende Sur y que son las que fomentan el chantaje para seguir ganando dinero a espuertas. (Ver noticia: Los empresarios hosteleros chantajean a Málaga amenazando con despedir a 2.500 trabajadores si no se hace lo que ellos quieren con las mesas y sillas de las terrazas, ese descontrol en el centro que impide incluso pasar a las ambulancias). Cómo se nota que los que insertan publicidad son los empresarios, esos 100, y no los 4.700 trabajadores de la hostelería o los miles de vecinos que viven en el centro y Teatinos.

EN cuanto a una de las medidas estrella propuesta por De la Torre, la de la restricción de que nuevos bares abran en las Zonas Acústicamente Saturadas, una de las normas que más indigna a los hosteleros, Gallardo indica que “nos hace gracia que el Ayuntamiento prohíba la apertura de más bares cuando no hay locales ya disponibles para ello. Lo que puede pasar es que en un futuro las tiendas de ropa y las carnicerías del barrio cierren para convertirse en bares. Pero por ahora ya se ha saturado la zona”.

2e1ax_vintage_entry_Revista-El-Observador

La moratoria de bares y terrazas del Centro y El Romeral, a exposición pública

Hay 45 días para que los vecinos y los hosteleros presenten alegaciones, que luego serán estudiadas por el equipo de gobierno

19.11.2018 | 13:48

Los vecinos apuntan a las terrazas como causantes de los problemas de ruido.

Los vecinos apuntan a las terrazas como causantes de los problemas de ruido.

La declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), que incluye una moratoria de un año de apertura de nuevos bares y restaurantes y que se adelante una hora el cierre de terrazas en 98 calles del Centro Histórico y cinco del Romeral, ha salido este lunes a exposición pública, un periodo en el que estará 45 días, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). En este periodo, los vecinos y los hosteleros podrán presentar alegaciones, que serán estudiadas, según ha dicho este mediodía el edil de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, “con profundidad”.

La declaración como ZAS de estas calles conllevará la limitación en el horario de recogida de terrazas de dos a una de la madrugada en otoño e invierno y de domingo a jueves y una moratoria de un año a la apertura de nuevos bares, restaurantes y discotecas en las zonas afectadas. Ahora, tras las exigencias de Mahos, el Ayuntamiento estudia si es viable zonificar el Centro, es decir, si se podrá estudiar qué calles son de uso turístico y cuáles de uso residencial, permitiendo en las primeras un ruido de hasta 65 decibelios y de 55 en las segundas. Si el Consistorio acepta la viabilidad de la zonificación, lo que está estudiando, los hosteleros no harán un cierre patronal el 30 de noviembre, coincidiendo con la inauguración del alumbrado navideño.

Los vecinos, por su parte, descartan sentarse en más foros y estudian ir a los tribunales.

Se han debatido sendas mociones, a instancias de IU-MpG, tanto en la Comisión de Ordenación del Territorio como en la de Sostenibilidad Medioambiental. En relación a la primera, el edil de Seguridad, Mario Cortés, ha recordado en relación a la primera de las mociones que la Policía Local ha hecho en lo que va de año 609 intervenciones en locales hosteleros por ruido excesivo o no respetar el horario de recogida de terrazas y ha destacado que todas las denuncias que hacen los vecinos se atienden, algunas terminan en sanción, otras en actas y en otras se resuelve presencialmente el asunto. Entre otros acuerdos, en relación a la primera moción, se aprobó por unanimidad poner en marcha las medidas necesarias por el Área de Seguridad para hacer cumplir la normativa vigente en materia de ruidos y la ordenanza municipal sobre el asunto, llevar a cabo medidas de control más riguroso de los niveles de ruido, reuniones periódicas con todos los actores, y que la Policía Local cuente con sonómetros, así como que se controle la concentración de personas que hacen ruido en la calle en horario nocturno.

En relación a la segunda moción, coincidía casi plenamente con la primera, sólo que en el punto número tres pedía que se aprobase el ZAS. El resto de puntos han sido aprobados por unanimidad y el tercero, por nueve votos a favor, tres en contra y una abstención.

José del Río ha acusado al PSOE y a Ciudadanos de no haber hecho ni una sola aportación al ZAS y ha recordado que el PP lleva dos años trabajando para poner de acuerdo a vecinos y hosteleros. Ha asegurado que la idea llevar adelante el ZAS, “seguimos con nuestra hoja de ruta, ahora hay 45 días para alegaciones, las estudiaremos todas con gran profundidad dentro de la ley”. También dijo que se estudiará la “situación real del Centro”, y ha dicho que algunas calles superan los 80 u 85 decibelios, además de exigir “un esfuerzo a todos”.

Begoña Medina, edil del PSOE, ha recordado que ellos no han apoyado el ZAS porque después de dos años el equipo de gobierno ha sido incapaz de alcanzar un consenso. Remedio Ramos, viceportavoz de IU-MpG, ha asegurado que los vecinos sufren “un exceso de ruido” que degrada su calidad de vida, mientras que Juan José Espinosa, edil no adscrito, exige que siga su marcha la tramitación del ZAS.

Isabel Galindo, de Málaga Ahora, ha garantizado su apoyo íntegro a la moción y ha lamentado que el Centro Histórico se haya convertido en un “parque temático”, mientras que Alejandro Carballo, de Ciudadanos, ha considerado que ahora no estaría la ciudad en esta situación si se hubiera cumplido la Ordenanza Municipal sobre Ruido desde el primer minuto y ha recordado que no están de acuerdo con cómo se lleva a cabo la aprobación de las ZAS, así como también ha desgranado todas las iniciativas presentadas por su partido en este asunto.

images (2)

La mayoría de las actuaciones policiales en la hostelería son por no respetar la hora de cierre

Los funcionarios realizan en 2018 un total de 609 intervenciones en locales hosteleros por ruido o no cumplir el horario de cierre

José Antonio Sau 17.11.2018 | 20:33

El 67% de las actuaciones se hicieron en El Cónsul, el Centro, El Romeral y La Merced y sólo un 10% se debió a no quitar la terraza cuando dice la norma

Málaga lleva años batallando contra el ruido en sus calles, pero es ahora cuando el debate le ha estallado en las manos a la capital de la Costa del Sol con la reciente aprobación inicial de la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) de 98 calles en el Centro Histórico y cinco en El Romeral, que conllevará la moratoria de un año a la apertura de nuevos bares, restaurantes, pub y discotecas y un recorte en el horario de recogida de terrazas (de dos de la madrugada a una en otoño e invierno, de domingo a jueves). Lo cierto es que los vecinos y los hosteleros amenazan con irse a los tribunales, unos porque quieren que se aplique ya el documento (al que le queda una fase de exposición pública y alegaciones y la posterior aprobación definitiva en el Pleno) y otros porque creen que se está criminalizando al sector. En medio, el Ayuntamiento pide calma, alegaciones a todas las partes y consensuar, en la Mesa contra el Ruido, constituida tras aprobarse en sesión plenaria, una normativa que combine el legítimo derecho al descanso de los residentes y el derecho a las expectativas de beneficios en los negocios. Parece la cuadratura del círculo.

El caso es que el Ayuntamiento, pese a las críticas, mantiene una fuerte actividad de control a los negocios hosteleros, según se desprende de los datos de intervenciones de la Policía Local de Málaga, desde el 1 de enero de 2018 al pasado jueves, 8 de noviembre. Así, los agentes municipales han realizado 609 servicios por ruidos en establecimientos e incumplimiento del horario de cierre en el periodo reseñado más arriba, el 57% (349) por no respetar el horario de cierre del establecimiento, es decir, más de la mitad del total.

Del resto de denuncias y actuaciones sobre locales hosteleros, cabe destacar las 90 efectuadas por carecer de permiso a música y las 75 por trascender el hilo musical al exterior por puertas y ventanas. Asimismo, se han realizado seis notificaciones del decreto de cese de música. En cuanto a las denuncias relativas a la Ordenanza Reguladora de Ocupación de la Vía Pública, se han interpuesto a lo largo de 2018 un total de 65 (un 10,6%) por no respetar el horario de cierre de la terraza y 17 por no retirar la ocupación de la calle fuera del horario o plazo establecido.

En relación a las actuaciones sobre la Ordenanza de Feria (establecimientos, casetas y paseo de caballos), se interpusieron dos denuncias (o intervenciones) por incumplir el horario del cese de la música, dos por no respetar el horario de cierre de la caseta, otras tantas por tener altavoces en la calle sin autorización municipal y una por incumplir los grupos de folclore el horario de finalización de las actuaciones en la Feria del Centro. En total, 609 intervenciones policiales.

Parece la cuadratura del círculo.

El caso es que el Ayuntamiento, pese a las críticas, mantiene una fuerte actividad de control a los negocios hosteleros, según se desprende de los datos de intervenciones de la Policía Local de Málaga, desde el 1 de enero de 2018 al pasado jueves, 8 de noviembre. Así, los agentes municipales han realizado 609 servicios por ruidos en establecimientos e incumplimiento del horario de cierre en el periodo reseñado más arriba, el 57% (349) por no respetar el horario de cierre del establecimiento, es decir, más de la mitad del total.

Del resto de denuncias y actuaciones sobre locales hosteleros, cabe destacar las 90 efectuadas por carecer de permiso a música y las 75 por trascender el hilo musical al exterior por puertas y ventanas. Asimismo, se han realizado seis notificaciones del decreto de cese de música. En cuanto a las denuncias relativas a la Ordenanza Reguladora de Ocupación de la Vía Pública, se han interpuesto a lo largo de 2018 un total de 65 (un 10,6%) por no respetar el horario de cierre de la terraza y 17 por no retirar la ocupación de la calle fuera del horario o plazo establecido.

En relación a las actuaciones sobre la Ordenanza de Feria (establecimientos, casetas y paseo de caballos), se interpusieron dos denuncias (o intervenciones) por incumplir el horario del cese de la música, dos por no respetar el horario de cierre de la caseta, otras tantas por tener altavoces en la calle sin autorización municipal y una por incumplir los grupos de folclore el horario de finalización de las actuaciones en la Feria del Centro. En total, 609 intervenciones policiales.

Por zonas, según el universo de datos que maneja este rotativo, la más afectada es El Cónsul, con 231 servicios de la Policía Local por ruidos en sus establecimientos hosteleros o incumplimiento del horario de cierre en lo que va de año; le siguen el Centro Histórico, con 112, El Romeral con 25 y Teatinos con 24; luego, destacan Los Paseros, con 21, La plaza de la Merced, con 14, el recinto Ferial de Cortijo de Torres, con 13, La Luz con nueve, Guadaljaire con ocho, La Malagueta con la misma cifra, el Arroyo El Cuarto con siete, idéntico número que el Ensanche del Centro, el barrio de Cortijo de Torres y Heliomar. La segunda fase del Cónsul aglutina cinco y cuatro el parque empresarial La Estrella, calle Mármoles, La Palmilla y Cortijo Alto, respectivamente; con tres servicios de la Policía Local durante 2018 están Los Castillejos, Barcenillas, La Goleta, Campanillas y Los Guindos, respectivamente. Este es el mapa de ruido y de incumplimiento de horarios de recogida de terrazas o cierre de bares de Málaga.

Las zonas más afectadas (que, en su mayor parte, están concernidas por la declaración de varias de sus calles como ZAS) suman 411 intervenciones, el 67% del total, esto es las dos fases del Cónsul, el casco antiguo, El Romeral, Teatinos y la Plaza de la Merced.

Asimismo, más de la mitad de las intervenciones de la Policía Local por ruido o incumplimiento de los horarios de cierre de los establecimientos (308 de 609) se dio entre junio y septiembre, es decir, en los meses álgidos de la temporada alta turística, siendo la zona más afectada El Cónsul, con 140 servicios, seguida del Centro Histórico, con 68, El Romeral, con 20 y Teatinos, según los datos del Ayuntamiento de Málaga a los que ha tenido acceso este periódico. Precisamente, son estas zonas las más afectadas por la futura aprobación definitiva de la declaración de ZAS.

Antecedentes

En febrero de 2016, el Ayuntamiento de Málaga presentó una campaña de medición de ruidos en 41 puntos de la ciudad, fundamentalmente en Teatinos y el Centro Histórico. La muestra se tomó durante ocho meses, y en periodos de diez semanas. En todos estos puntos, se superaron los estándares de calidad acústica, fundamentalmente por la noche (55 decibelios).

Terraza en la Avenida Plutarco, una de las zonas en las que más han protestado los vecinos. ARCINIEGA

El informe concluía que el ambiente sonoro en esas zonas superaba los objetivos de calidad acústica, «aunque es mucho más relevante durante el periodo nocturno». «Únicamente ha sido inferior a los 55 decibelios de forma ocasional en algunos de los puntos de la medida» durante las noches, reseñaba el informe, que añadía que los niveles de las tardes y noches del fin de semana son más elevados que los días hábiles, alcanzando el sábado su punto culminante.

En la presentación de ese estudio, el Consistorio hizo pública una encuesta digital –con una participación escasa– en la que se concluía que el 84% de los participantes consideraba que el ruido es un problema en su vida, y el 50% que les molesta mucho o extremadamente (33%). Además, casi la mitad de los participantes consideraba que su barrio es extremadamente ruidoso (este porcentaje llega al 66% en el distrito Universidad/Teatinos), y el 57% creía que la situación ha empeorado mucho a lo largo de los últimos cinco años (2011/2016). Esta contaminación acústica afectaba entonces a 2.232 vecinos de las zonas de Plutarco y Andrómeda (distrito Teatinos) y a 1.632 en el Centro Histórico.
El estudio demuestra que la preocupación municipal por el ruido es importante desde hace casi tres años, aunque aún no se ha llegado a la aplicación del ZAS. Los hosteleros, de cualquier forma, defienden que debería hacerse una zonificación previa, de forma que a cada calle le corresponderá una serie de medidas adecuadas, por lo que la solución no son las medidas generales que propone la declaración de ZAS. Los vecinos de las dos zonas afectadas quieren que, al menos, se apruebe ya este instrumento y amenazan con ir a los tribunales. Además, se niegan a sentarse en más mesas o foros. En medio, el Ayuntamiento busca el consenso y el equilibrio.

images (2)

Los vecinos preparados para llevar al Ayuntamiento a los tribunales

Cartel en un establecimiento de Teatinos. carlos bueno
Algunos establecimientos del centro de Málaga y Teatinos muestran un
cartel de ‘se traspasa’ como protesta
MÁLAGA
Algunos establecimientos del Centro Histórico de Málaga y de la barriada de
Teatinos han decido colocar un cartel de ‘Se traspasa’ culpando al
Ayuntamiento de la ciudad e invitando a ponerse en contacto con Francisco de la Torre, el alcalde.

Todo ello para dar una muestra más de su rechazo a la aprobación de las
Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) en algo más de 100 calles. Ante esto,
tanto la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga como Romeral
Contra el Ruido se han mostrado indiferentes. Su único objetivo es la
aplicación del ZAS, tal y como se aprobó en el Pleno del pasado 25 de
octubre.
Miguen Ángel Gil, vicepresidente de El Romeral Contra el Ruido, fija su mirada
en el cumplimiento de la normativa: “Lo que queremos es que se aplique el
ZAS, ellos protestan como quieran, ahí no me meto, no me parece una
manera muy eficiente porque están instando al Ayuntamiento a que deje de
cumplir una normativa que ellos mismo han aprobado”.
Por su parte, Óscar Agudo, miembro de la Junta Directiva de la Asociación, se
mantiene por la misma línea: “Los hosteleros son libres de hacer lo que ellos
quieran, pero lo que no se puede es intentar vivir al margen de la ley”.
“Nuestra guerra no es contra los hosteleros, hay algunos que cumplen,
nuestra exigencia es que el Ayuntamiento haga cumplir la normativa
vigente”, ha agregado Agudo.
Iremos a los Tribunales
“Ya, hasta aquí hemos llegado, cualquier día, en cualquier momento le puede
llegar el escrito correspondiente” al Ayuntamiento, ha vaticinado Agudo.
Asimismo, ha afirmado que “nuestros abogados ya han solicitado al
Ayuntamiento que nos facilite por escrito lo que se aprobó en la última
ordenanza del Pleno, para que cuando llegue el momento estar la
suficientemente documentos para poder presentar la demanda”.
Según ha comunicado este miembro de la Directiva a Viva Málaga, todo
depende de alcaldía, “si vemos que la intención del Ayuntamiento no es otra
que seguir alargando la aplicación del ZAS, no nos vamos a andar con más
demora, ya hemos sufrido mucho”.
Sin embargo, los del Romeral son más cautelosos. “Es algo que estamos
estudiando junto con los vecinos del centro, nosotros no lo tenemos claro”,
ha afirmado Gil. Aunque sentencia que “no lo descartamos”.
Decisión hosteleros
La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) ha convocado para hoy
miércoles, 14 de noviembre, una asamblea extraordinaria en la que decidirán
las medidas a tomar el próximo 30 de noviembre ante la aprobación del ZAS.
A esta cita está previsto que acuda también de la Torre.
De esta forma, durante la asamblea los hosteleros de la ciudad decidirán las
acciones que llevarán a cabo el próximo 30 de noviembre, coincidiendo con
el día de la inauguración del alumbrado navideño. Barajan llevar a cabo la no
apertura o el no cierre de todos los establecimientos del centro de Málaga

andaluciainformacion

Un plan antirruidos descafeinado

  • El Ayuntamiento obvia en su propuesta de ZAS las medidas más restrictivas analizadas, caso de reducir el horario de las terrazas a las 23:00 o la rebaja de espacio
Medición de ruido en la Plaza Mitjana.Medición de ruido en la Plaza Mitjana.

Medición de ruido en la Plaza Mitjana.

La declaración como zonas acústicamente saturadas (ZAS) de 98 calles del Centro y 5 de Teatinos, tal y como aprobó el último Pleno del Ayuntamiento de Málaga, rebaja de manera sustancial el conjunto de medidas que llegó a proponer a principios de 2016 la empresa a la que el área de Medio Ambiente contrató las mediciones de ruido en las zonas ahora afectadas. La comparativa entre el decreto abierto a información pública y altamente contestado por los hosteleros y el informe original de la firma Sincosur confirma la apuesta que hace el equipo de gobierno por una intervención descafeinada.

De las iniciativas de mayor envergadura solo se mantiene la aplicación para todo el conjunto de de la moratoria en la concesión de licencias para nuevos bares y restaurantes. Pero incluso en esta materia, el equipo de gobierno reduce su vigencia a un año, cuando el planteamiento de la firma externa era por cinco años. Lo que obvia por completo el Ejecutivo local es ir adelante con medidas de una incidencia superior sobre los negocios ya implantados, en el sentido de recortar el horario de las terrazas, así como sus superficies.

El trabajo de Sincosur, tras constatar como en la totalidad de puntos en los que se realizaron medidas se superaban los niveles de ruido nocturnos permitidos, abogaba por el desarrollo de medidas drásticas con las que normalizar la situación de los espacios analizados. Para ello planteaba el levantamiento a las 23:00 de las terrazas instaladas en las zonas afecciones “alta-muy alta”, caso de los entornos de la Plaza de la Merced, Madre de Dios, Plaza Mitjana y Plaza Uncibay; así como en los entornos de las calles Granada y Compañía, y Larios y Strachan y la calle Alcazabilla.

La franja horaria establecida supone tres horas menos de lo actualmente permitido. La medida se planteaba para las noches de los jueves, viernes y noches, mientras que se mantenían los horarios actuales en el periodo del 1 de junio y al 30 de septiembre. Lejos de asumir esta opción, el equipo de gobierno del PP acabó por suavizar su incidencia, al punto de mantener las 02:00 como hora máxima para las terrazas en los días de mayor actividad hostelera (viernes y sábados), rebajándola a las 01:00 de domingo a jueves, siempre fuera del estival, de Feria, Navidad y Semana Santa…

El guión diseñado por Sincosur tampoco es aplicado por el Ejecutivo local en lo relativo a la reducción de la ocupación de vía pública para que los negocios hosteleros monten sillas y mesas en las zonas más ruidosas. De manera gradual, la empresa llegó a apuntar la necesidad de acometer una reducción de hasta el 50% de las superficies autorizadas en los entornos con afección “alta-muy alta”, es decir, en La Merced, Madre de Dios, Mitjana y Uncibay y las vías aledañas. Con esta acción se podría lograr una rebaja de las emisiones sonoras de 3 decibelios. Para los otros puntos considerados como ZAS se planteaba una reducción de las terrazas del 25%, para permitir una bajada del ruido de 1,25 decibelios.

Zonas acústicamente saturadas en el Centro de MálagaZonas acústicamente saturadas en el Centro de Málaga

Zonas acústicamente saturadas en el Centro de Málaga

Incluso, en este marco propositivo, Sincosur sugería la posibilidad de que las actividades de hostelería situadas de forma colindante “estableciesen días de descanso escalonados entre ellos, de tal forma que no cierren los mismos días de la semana”. Con ello, se expone, “se favorece la reducción del número de veladores total de forma escalonada a lo largo de la semana, contribuyendo a la reducción de los niveles sonoros cada día y evitando posibles perjuicios a las actividades de hostelería”. La idea tampoco forma parte del plan municipal vigente.

Sí fueron aceptadas las propuestas relativas al funcionamiento de los locales con las puertas y ventanas cerradas, para evitar la salida al exterior del ruido, y a que los titulares de los establecimientos velen para que los usuarios, al entrar y al salir, no produzcan molestias al vecindario. También forma parte de la hoja de ruta trazada por la empresa la suspensión, de manera genérica para todas las ZAS, de la concesión de licencias ni ampliación de las existentes.

“El objetivo es no crear más focos de ruido en las zonas acústicas especiales; no se admitirá la implantación de actividades, mediante nueva licencia o modificación de la existente”, señala de manera clara el estudio, que apunta directamente a establecimientos de juego, recreativos, de hostelería y de esparcimiento. Sí se permitirá “realizar reformas de las actividades existentes siempre y cuando su objetivo sea adaptarse a las nuevas normativas o evitar las concentraciones de gente en el exterior de los locales”, añade.

El estudio, incluso, propone una distribución por fases de las medidas a desarrollar en cada una de las subzonas. De un lado, se aboga por la aplicación de la moratoria de licencias por un periodo de cinco años en la totalidad de los entornos afectados, mientras que las medidas específicas tienen aplicación anual, arrancando por las zonas más ruidosas, como La Merced, Madre de Dios, Uncibay y Mitjana.

MALAGAHOY

COMUNICADO DE PRENSA “EL ROMERAL CONTRA EL RUIDO”

Asociación de Vecinos El Romeral Contra el Ruido

                               COMUNICADO DE PRENSA                                       

Aplicación Inminente Zona ZAS

La Junta Directiva de la Asociación de Vecinos El Romeral Contra El Ruido ha acordado, y tras consulta realizada a los vecinos participantes, no volver a acudir, ni presentar a ninguna reunión, mesa de trabajo u otro tipo de encuentro para tratar la aplicación, estudio, rectificación o modificación de la Declaración de Zonas Acústicamente Saturada (ZAS) en calles de la Barriada de El Romeral y Centro Histórico aprobada el día 25 de Octubre de 2018 en el pleno del Ayuntamiento de Málaga, después de acudir a múltiples reuniones sin acuerdo alguno.

También exigimos la aplicación inmediata de dicha declaración (Zona ZAS) cuando finalice el proceso de alegaciones

Málaga 12-11-18

cropped-romeral-ruido-original1

www.elromeralcontraelruido.wordpress.com

Email: elromeralcontraelruido@hotmail.com

LA CUESTIÓN DE LAS ZAS (ZONAS ACÚSTICAMENTE SATURADAS) Y EL ‘LEVANTAMIENTO’ DE LOS HOSTELEROS VISTO POR LOS HABITANTES DE LA CIUDAD

¿Qué sucede en Málaga con las terrazas, los bares y el ruido? ¿Por qué se han puesto así los hosteleros? ¿Por qué dicen que van a tener que cerrar las terrazas del Centro Histórico y despedir a gente? ¿Por qué tanto el presidente de la asociación principal de los hosteleros o el candidato a alcalde por Ciudadanos insisten en que les estamos ‘criminalizando’ impidiéndoles seguir creando riqueza y que el Centro debería cambiar de ser considerado ‘residencial’ a ser considerado ‘turístico’? ¿Los vecinos de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, de la Asociación de Vecinos Centro-Sur Soho Barrio de las Artes, de Romeral Contra el Ruido o los que comentan en las noticias de prensa o las redes sociales son una pandilla de: 1) exaltados o 2) amargados?

 

Vamos a aclarar las cosas y a desvelar mentiras.

1. DE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO. En primer lugar, aclaremos la diferencia entre público y privado. El suelo donde se instalan las terrazas es público, de todos los ciudadanos. ¿Y por qué las usan ellos? Porque digamos que hay un ‘pacto social’ que conduce a que en una ‘economía de mercado’ se pueda ceder parte de lo público al sector privado para que éste haga negocio. Pero claro, con algunas condiciones y contrapartidas, y no solo económicas, ya que estamos en un ‘Estado social’: en otras palabras, dejamos que esos empresarios se lucren con lo público puesto que con su lucro generan indirectamente un beneficio a toda la sociedad: empleo, creación de riqueza, prestación de servicios… Las contrapartidas económicas, en Málaga, consisten que en el Centro Histórico, la parte más cara de la ciudad, cedamos el suelo a los hosteleros a 7,32 euros el metro cuadrado de terraza. Recordemos que los precios de mercado de los locales en la misma zona oscilan entre los 15/20 euros en las áreas más inhóspitas a los 170 euros de Larios o los 40/50 que suele valer en calles y plazas peatonales. O sea, que de media y como poco les dejamos el suelo de la calle a una sexta o séptima parte del valor que pagan por el interior (considerando además que todo lo del exterior es superficie útil y productiva, sin áreas improductivas como aseos o almacenes). ¿A condición de qué? De que hagan negocio limpio, contraten y paguen lo correcto a sus empleados, no ocupen más de lo permitido y no molesten con suciedad o ruidos.

2. DEL CENTRO Y LA CIUDAD. ¿Qué es lo que ha sucedido con esas concesiones del Ayuntamiento (o sea, de nosotros los ciudadanos representados por las autoridades municipales) a los hosteleros? Primero hay que recordar que hemos adecentado y peatonalizado todo el Centro Histórico de la ciudad con fondos de la Unión Europea cuyo objetivo era recuperar las formas de vida tradicionales y potenciar la calidad residencial de la zona. Curiosamente, esta peatonalización pagada por Europa (por todos los ciudadanos de la UE) para mejorar la vida del vecindario ha beneficiado enormemente a los hosteleros y a los arrendadores de inmuebles y locales, y ha elevado exponencialmente sus márgenes de beneficio. Pero recordemos (aunque parezca obvio decirlo) que la ciudad es el espacio que hemos inventado para convivir, y que es ahí donde habita muchísima gente con derechos humanos y constitucionales que se supone están por encima de la leyes del mercado. Por eso es una aberración que a un representante político se le ocurra proponer que el centro de una ciudad con historia de casi tres milenios sea declarado de uso ‘terciario’ y no ‘residencial’: el derecho a unas condiciones de vida dignas no puede ser objeto de debate alguno, porque es un derecho constitucional. El centro ‘terciario’ que proponen algunos es un ‘modelo de parque de ocio’, inhabitable por definición: la antítesis del concepto de ciudad.

3. DE LO QUE HA SUCEDIDO CON LAS LICENCIAS. En unos pocos años, coincidiendo con esa recuperación y rehabilitación del espacio público, se han multiplicado los negocios de hostelería. El Ayuntamiento no ha cumplido sus obligaciones de planificación y control, y ha contribuido a la saturación actual concediendo licencias sin cesar (cediendo mal, muy mal, nuestro espacio público, esto es, malvendiéndolo) y dejando hacer sin vigilar ni sancionar los incumplimientos. Hay informes de organismos del propio Consistorio (Observatorio de Medio Ambiente Urbano –OMAU-) que cifraban en un 86 % las terrazas que incumplían la anterior normativa en cuanto a espacio ocupado y elementos instalados en la calle. La nueva norma (Ordenanza de Vía Pública),mucho más laxa y con periodos de ‘bula’ en algunas de sus disposiciones, tampoco parece que se esté cumpliendo. Esta cuestión es más grave de lo que parece: no solo se nos hurta lo que es nuestro (el espacio) dificultando el tránsito y la vida ciudadana, sino que se crean verdaderos problemas de seguridad (ambulancias o emergencias que no pasan por las calles, riesgo de avalanchas, etc.).

Reproductor de vídeo

00:00
00:03

 

4. DEL RUIDO Y LAS LEYES. Pero lo que motiva este ‘motín’ de una patronal que como decimos ha sido mimada y consentida gracias a nuestros impuestos y a la permisividad municipal, es por la declaración de ciertas calles y plazas del Centro Histórico y de Teatinos como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS). Aquí hay que recordar que hay unas cuantas leyes de obligado cumplimiento, europeas, nacionales y autonómicas que protegen al ciudadano de la contaminación acústica: en la UE, la Directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo; en España, la Ley 37/2003, del Ruido, y los reales decretos 1513/2005 y 1367/2007, que la desarrollan; en Andalucía, la Ley 7/2007, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, y el Decreto 6/2012, que aprueba el Reglamento de protección contra la contaminación acústica de Andalucía. En resumen, todas esas normas ofrecen garantías a la ciudadanía contra el ruido reconociendo expresamente el derecho al descanso y a la intimidad e inviolabilidad (sonora también) de la vivienda y obligando a los poderes públicos a ‘medir’ las emisiones sonoras.

5. DEL RUIDO Y LAS ZAS. La normativa sobre contaminación acústica se incumple en Málaga, al menos, desde 2008. Los diversos estudios y campañas de medición realizados por el Ayuntamiento (2007, 2013, 2015, 2016, hechos por empresas independientes y homologadas) arrojan resultados de superación evidente de los límites (técnicamente se llaman ‘objetivos de calidad acústica’) durante todo el día en numerosas vías del Centro y prácticamente en todas las calles estudiadas durante el período de noche. Desde que se apreció que se trituraban estos máximos permitidos, ya en 2007, pero sobre todo en 2013, con una normativa autonómica clara en vigor, se tenía que haber iniciado la tramitación de las Zonas Acústicamente Saturadas (que son unos planeamientos compuestos de diversas medidas correctoras tendentes a corregir esas superaciones de los límites), pero esto no se ha hecho. No es pues una cuestión de ZAS sí, ZAS no. Es que obligan las leyes autonómicas, nacionales y europeas. Y casualmente, los informes de las empresas medidoras (como decimos, empresas independientes y homologadas), los estudios de organismos municipales (OMAU) e incluso las ponencias públicas de cargos políticos municipales del Área de Medio Ambiente coincidían en atribuir esa sistemática y desmesurada superación de los límites del ruido a la actividad hostelera: las recomendaciones principales eran reducir su espacio y reducir su tiempo de apertura. Aunque sería muy farragoso detallar todos los plazos, la declaración de las ZAS con las leyes en la mano ya se debió aprobar, a más tardar, en diciembre de 2015.

6. DEL TORTUOSO CAMINO A LA APROBACIÓN DEL ZAS. Todo el proceso de tramitación de la obligada por ley declaración de ZAS ha sido tortuoso: los hosteleros nunca llevaron propuestas a las mesas de negociación (postura que han adoptado también los grupos municipales de Ciudadanos y PSOE), torpedeaban las negociaciones con estratagemas diversas, y se reunían con el alcalde y concejales para presionarles fuera de las mesas establecidas. Uno de los ‘argumentos’ estrella de algunos tertulianos poco informados y empresarios sin escrúpulos es el de la búsqueda de un supuesto “equilibrio”, de una posición consensuada entre los derechos de los vecinos al descanso y los intereses económicos de los empresarios. Aquí lo que priman son los derechos constitucionales de los vecinos, que se ven conculcados si se superan los límites de ruido máximos previstos, y que protegen las leyes antes citadas. Y así lo entendió también el Defensor del Pueblo Andaluz, que instó al Ayuntamiento a tomar medidas reales y urgentes. El problema ha sido siempre del Consistorio, que engañó a residentes, al Defensor del Pueblo e incluso a los hosteleros responsables dilatando la redacción de una ley obligatoria.

7. DE LA APROBACIÓN INICIAL. Pese a todo su intrincado y espinoso camino, y tras diferentes pasos previos (solo en este 2018, un primer Acuerdo de la Junta de Gobierno Local en febrero, mociones aprobadas en Pleno, periodos de consulta en Málaga Contesta, nuevo Acuerdo de la Junta de Gobierno en septiembre…) el ZAS se aprobó en el Pleno del pasado 25 de octubre.Ahora estamos a la espera que se publique en el Boletín de la Provincia y comience oficialmente el periodo de alegaciones.

8. DE LO QUE REGULA ESTE ZAS. Muy en resumen, las medidas de esta declaración de ZAS se reducen a una moratoria de apertura de negocios de hostelería en unas calles ya de por sísaturadísimas (poco más de 100 entre el Centro Histórico y Teatinos) y a una reducción de horario de solo una hora de domingo a jueves y únicamente en unos 70 días del año. Por eso no la apoyamos al principio de las negociaciones, por su tibieza; es un ZAS descafeinado pero al menos es un plan de acción y por tanto lo hemos defendido como mal menor. No en vano el secretario del Ayuntamiento firmó un informe que pedía mayor restricción horaria y temporal para el ZAS. Señalemos que los horarios de las ZAS de SevillaValencia, Madrid, Jerez o Castellón son mucho más restrictivos que los que se plantean para Málaga. Y allí, contrariamente a lo que vaticinan los empresarios malagueños sobre pérdidas de empleo y de tejido (vaticinios sin ningún fundamento científico, ningún estudio ni informe solvente), no se ha hundido el sector en ninguna de esas ciudades.

9. DE QUÉ NOS PARECE EL ZAS. Los vecinos creemos que las medidas incluidas en este ZAS son manifiestamente insuficientes. Por ello aportamos en todas las mesas de negociación y todos los pasos en los que se permitía la participación ciudadana unas completas y creemos que razonables alegaciones (en línea con las normas de los ZAS de otras ciudades españolas, y sobre todo dirigidas a corregir las causas de la emisión de ruidos: horarios y espacios ocupados). Igualmente, los grupos municipales Málaga para la Gente y Málaga Ahora protegieron el interés público con alegaciones y mociones en Pleno que los vecinos apoyamos. Ciudadanos y PSOE nunca aportaron alegaciones o planes alternativos, ni en las mesas ni en los órganos de decisión municipal. Los hosteleros tampoco (encima de la mesa, claro; por detrás no sabemos qué negociarían). Finalmente, el PP preparó, suponemos que azuzado por la opinión pública, el Defensor del Pueblo y la certeza de que estaba inclumpliendo la ley, una más que tibia propuesta a la que nos adherimos como mal menor, lo que también hicieron Málaga para la Gente y Málaga Ahora. Por ello no son ciertas las declaraciones del candidato a alcalde del PSOE, Daniel Pérez, para justificar su oposición al ZAS en el Pleno. Por ello no son ciertas las declaraciones del candidato a alcalde del PSOE para justificar su oposición al ZAS en el Pleno.

10. DE LA RESPUESTA DE LOS HOSTELEROS. Como se ha demostrado estos últimos días, con una humillación en vivo y en directo a un concejal al que no dejaron entrar en la reciente asamblea de MAHOS (la asociación principal de hosteleros de Málaga) pese a que iba a dejarse allí el orgullo y el mandato del Pleno del Ayuntamiento de octubre, algunos hosteleros están acostumbrados a, en sus palabras, “dar puñetazos encima de la mesa”, declaración que motivó titulares de prensa en 2016 ante los borradores de las ordenanzas de vía pública o el primer borrador municipal de ZAS. De hecho, han conseguido, como han hecho siempre, reunirse rápidamente con su ‘único’ interlocutor, el alcalde. Amenazan con dos medidas a adoptar el día del encendido del alumbrado navideño: un cierre patronal (que ellos llaman “huelga”) o una apertura ininterrumpida durante 24 horas. Recordemos que ambas medidas son ilegales. También piden (o exigen) “autorregulación” del sector, minusvalorando o ignorando los incumplimientos de las ordenanzas de vía pública (recordemos los informes del OMAU, organismo municipal) o la sistemática superación de los niveles sonoros permitidos por la ley. El mercado no se ‘autorregula’, sino que son los poderes públicos los que tienen que hacer cumplir la norma. Además, subrayemos, los representantes de los hosteleros jamás han planteado una sola propuesta de regulación o de autolimitación, ni siquiera en las zonas “dramáticas”, como la plaza Mitjana. Solo han propuesto, paralelamente al grupo municipal Ciudadanos, que sean los vecinos los que insonoricen sus casas… con subvenciones públicas. Algo así como proponer contra los navajazos que los navajeados sean provistos de puntos de sutura y betadine para que se curen… pagados además con dinero público. Nosotros los habitantes de la ciudad creemos sinceramente en que una parte de estos empresarios están equivocados, estamos convencidos de que a medio y largo plazo los hosteleros responsables y cumplidores, que son mayoría, saldrán beneficiados de una normativa municipal adaptada a las leyes superiores y que vele por la armonía entre la vida ciudadana y el negocio. En suma, los empresarios cumplidores de las normas y los vecinos pueden y deben convivir sin problemas, pero para ello es necesario un Ayuntamiento firme que legisle en tiempo y forma y que haga cumplir esas leyes, cosa que no está sucediendo ahora.

Reproductor de vídeo

00:16
00:41

 

11. DEL CUENTO DE LA LECHERA DE LA DESTRUCCIÓN DEL SECTOR. Los ejemplos de otras ciudades con regulaciones más restrictivas en sus ZAS y de comunidades autónomas también turísticas que tienen límites de emisiones de ruido todavía más estrictas que la andaluza (la Comunidad Valenciana, por ejemplo) desmontan ese mantra de que este ZAS o la aplicación de la Ordenanza de la Vía Pública vayan a desmantelar el sector. En realidad, una parte muy significativa del sector hostelero malagueño aporta muy escaso valor añadido, y genera un empleo, según los sindicatos y la mayor parte de la comunidad académica, de ínfima calidad y gran precariedad, en muchos casos cercano a la explotación laboral. Las contrataciones, pagos y transacciones ‘en negro’ sí que son un problema para la convivencia democrática y la salud de nuestra economía. Lo que parece es que se quiere perpetuar este modelo de explotación intensiva del sector, basado en la apropiación del espacio público y en bajísimos salarios, hasta que no dé más de sí. Se engaña también cuando se dice que el decreto 155 de la Junta sobre el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía impide que haya terrazas en las ZAS (declaraciones del presidente de la asociación mayoritaria de hosteleros). Sí puede haberlas, siempre que cumplan los límites legales de ruido. O sea, siempre que cumplan la ley.

12. DE LA INACCIÓN MUNICIPAL. Como se extrae de todo lo anterior, el Ayuntamiento ha sido el culpable de no hacer cumplir sus propias normas, de ignorar o dilatar diríamos que con premeditación la legislación europea, nacional y autonómica y de dar alas a los empresarios incumplidores sometiéndose a sus presiones y negociando con ellos fuera de los canales democráticamente establecidos. Todo ello sin entrar en la consideración de hasta qué punto su acción reguladora ha favorecido y en qué grado los intereses espurios de una parte del empresariado frente al interés general. ¿Prevaricación?

Reproductor de vídeo

00:00
00:11

 

13. DE LA SATURACIÓN DE LA CIUDAD. Que el Centro Histórico de Málaga se ha convertido en un parque temático que está acabando con su idiosincrasia es una evidencia para tirios y troyanos… salvo para los que se llenan el bolsillo con ello. En este escenario de pérdida de calidad residencial, que se agrava por una situación de gravísima emergencia habitacional(subida meteórica de alquileres, expulsión del vecindario, inseguridad en nuestros edificios), hay que replantearse el modelo de ciudad. La cuestión habitacional y el modelo de visitante requeriría otro monográfico: aquí solo apuntamos que la hipertrofia de viviendas de uso turístico (VUT) está íntimamente ligada a un turismo de bajísima calidad que explota intensivamente la ciudad contra los derechos de sus residentes, y que solo se puede entender junto a un modelo intensivo de hostelería depredadora. Queremos hostelería, sí, y de calidad, que cumpla las leyes y los objetivos y metas de la Agenda 2030 de la ONU, que incluye aspectos como la calidad ambiental, el trabajo decente o el turismo sostenible. El modelo no puede ser otro que la ciudad inclusiva, en la que los vecinos, los turistas de paso y los residentes de los hoteles y las viviendas turísticas, que hoy llenan de comentarios negativos sobre el ruido de la ciudad las plataformas web de contratación, cuenten con altos estándares de calidad ambiental, y en la que dispongamos de una hostelería y un comercio responsables y de calidad.

 

ASOCIACIÓN DE VECINOS CENTRO ANTIGUO DE MÁLAGA
11 de noviembre de 2018

IU-Málaga para la Gente se reunirá con asociaciones de vecinos de barrios afectados por el ruido

Europa Press 10.11.2018 | 16:50

 Eduardo Zorrilla en rueda de prensa.

El grupo municipal de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga realizará una ronda de reuniones con los colectivos vecinales de barrios afectados por la saturación de ruidos con el objetivo de crear una línea fluida de comunicación entre estas asociaciones y el grupo municipal sobre la declaración de zonas acústicamentente saturadas (ZAS) y el cumplimiento de las ordenanzas municipales.

La primera de las reuniones será este lunes 12 de noviembre, a las 13.00 horas en el Ayuntamiento de Málaga, con la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo, encabezada por su presidente, Alfonso Miranda, según ha explicado el portavoz del IU-MPG, Eduardo Zorrilla.

A esta reunión le seguirán otras con la Asociación Málaga Centro Vecinos y la Asociación El Romeral Contra el Ruido, en las que se podrán en común las posibles movilizaciones para exigir el cumplimiento de la normativa contra el ruido, otra de las metas será la de estudiar posibles denuncias y acciones legales conjuntas.

Zorrilla ha criticado que ni el equipo de gobierno del PP “ni los grupos políticos de PSOE y Cs que se han puesto al lado del lobby empresarial de los hosteleros que no quieren cumplir la Ley” se hayan reunido con los vecinos de las zonas afectadas por ruido. “Sólo están escuchando a una parte e ignorando a la otra, que lo único que pide es que se garantice su derecho al descanso y el cumplimiento de la legislación”, ha señalado.

Por último, Zorrilla también ha resaltado que “es inaceptable plegarse ante las presiones y amenazas de los empresarios, ya que los intereses generales están por encima de cualquier interés privado particular”.

images (2)

Del Río, dispuesto a retrasar la aprobación del ZAS para consensuar medidas con las partes

Afirma que no hay “límite de plazo” para aprobar la moratoria a bares una vez hechas las alegaciones y pide a vecinos, partidos y hosteleros que se sienten en la Mesa contra el Ruido

José Antonio Sau 08.11.2018 | 05:00

Imagen de la Asamblea General de Mahos celebrada el martes contra el ZAS. Gregorio Torres

Los residentes valoran ir a los tribunales y no acudirán a foro alguno

mesas-kgp-u30497488240usc-575x323diario20sur

Los hosteleros malagueños decidirán el 13 de noviembre si el día 30, que coincide con la inauguración del alumbrado navideño, cierran 24 horas o, por el contrario, abren de forma ininterrumpida por la aprobación inicial de la declaración de 98 calles del Centro y cinco del Romeral como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), lo que implica un recorte de una hora en la retirada de terrazas en otoño e invierno, de las dos a la una de la madrugada, y una moratoria a la apertura de negocios hosteleros durante un año. También pidieron hablar solo con el alcalde, Francisco de la Torre. Ante este panorama, el edil de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, se mostró ayer dispuesto a retrasar la aprobación definitiva del ZAS hasta alcanzar medidas consensuadas y equilibradas con vecinos y el sector empresarial.

«Consultado el secretario general, una vez que se presenten las alegaciones, no hay límite de plazo para la aprobación definitiva del ZAS; nos daremos el margen de tiempo necesario para que las medidas sean equilibradas y consensuadas, de forma que se salvaguarden los derechos de los vecinos y que los empresarios colaboren, tengo la mano tendida a todos», dijo, y pidió a partidos, residentes y hosteleros que se sienten en la Mesa contra el Ruido y hablen, reclamó a todas las partes que aleguen y afirmó que se estudiarán en profundidad sus propuestas

Del Río hizo hincapié en que el Defensor del Pueblo Andaluz, ante las denuncias vecinales, ha pedido al Ayuntamiento que tome medidas en varias ocasiones, que las denuncias vecinales son semanales y que hay alcaldes y concejales imputados por no haber tomado medidas al respecto. Recordó también que en febrero de este año el pleno, por unanimidad, aprobó poner en marcha ya el ZAS, pese a lo que luego, en el pleno de octubre, votaron en contra el PSOE y Cs, lo que achacó al clima preelectoral.

Lo que sí dejó claro es que no se va a intentar «levantar las terrazas de forma generalizada» por estar en ZAS, es más, habrá que estudiar el artículo del decreto 155 de la Junta que prevé la justificación de la existencia de terrazas en Zonas Saturadas, algo que hará Vía Pública, pero no se tomará medida alguna que perjudique gravemente al sector, pese a que ya hay vecinos que han pedido una interpretación restrictiva de ese artículo. Sólo se irá contra las terrazas que incumplan en cuanto a ocupación de calle y ruido. «Estudiaremos profundamente todas las alegaciones y si, como conclusión, sale que está en peligro la continuidad de las terrazas, no vamos a tirar para adelante». También destacó que en ningún momento el alcalde fue invitado a la Asamblea General del martes, y que a las seis menos cinco de la tarde «no puede cambiar su agenda».

No obstante, el regidor indicó ayer que se reunirá esta semana con el presidente de los hosteleros (Mahos), Javier Frutos, para evitar el cierre patronal. Apeló a la responsabilidad del sector y al trabajo conjunto. «Antes de la asamblea me comprometí a recibirle esta semana para que no haya interrogantes de preocupación».

El portavoz del PSOE, Daniel Pérez, dijo no entender cómo se llega a esta situación, «generando un problema de tal magnitud que antes no existía», lo que achacó a la falta de diálogo del equipo de gobierno. «Pido altura de miras, aunque señalo la responsabilidad del alcalde por no haberse sentado con ellos», y aseguró que el agotamiento de los ediles de De la Torre está poniendo en riesgo la ciudad.

El presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, Alfonso Miranda, afirmó: «No nos vamos a sentar en más mesas, esto es ofender y, si debemos ir a los tribunales, iremos», criticó a los grupos políticos que se han puesto al lado de quienes «no cumplen la ley» y recordó que «ya llevamos 22 meses fuera de la ley», para destacar que los vecinos son «buenos clientes» de la hostelería de calidad.

IU-MpG señaló que «lo que se ha aprobado es que se cumpla la legislación y los intereses privados deben estar subordinados al interés público. En este caso PSOE y Cs están defendiendo el interés privado, el de los negocios de hostelería, frente al interés público, el de los vecinos y vecinas del Centro», mientras que Málaga Ahora cree necesaria esta declaración porque «los vecinos no aguantan más y el Ayuntamiento podría incurrir en un delito medioambiental».

Javier Frutos, responsable de los hosteleros, recordó ayer que tienen el apoyo de los hoteleros y de los sindicatos CCOO y UGT, que estuvieron en la Asamblea General, mientras que Cs ha trasladado su apoyo al sector y su oposición a la declaración del Centro y de Teatinos como ZAS. El edil no adscrito Juan José Espinosa recalcó que el documento no se ha aprobado aún y que está abierto a modificaciones, y abogó por la convivencia entre vecinos y el desarrollo de los negocios.

images (2)

Rebélate contra el ruido