Junta y Ayuntamiento de Málaga guardan silencio en plena precampaña sobre la ampliación de horarios en la hostelería

Ninguna de las administraciones opina sobre la petición de los empresarios de la provincia de desregularizar el sector para no enemistarse con ninguna de las partes

Nadie quiere ver el órdago a grandes lanzado por los hosteleros de la provincia. Como si de una partida de mus se tratara, ni la Junta de Andalucía ni el Ayuntamiento han querido opinar sobre la ampliación de horarios y terrazas que han planteado los propietarios de los negocios a la Dirección General de Interior de la administración andaluza. De momentos, ambos prefieren mantener silencio para no enemistarse con nadie en este periodo preelectoral.

Desde la Junta de Andalucía, la administración que ha comenzado el proceso para reformar dos leyes que datan del año 2002, se limitan a afirmar que la modificación de las órdenes de horarios de apertura y cierre y el nomenclator se encuentra en una fase muy inicial y que antes de tomar cualquier decisión se tienen que formar diferentes grupos de trabajo para valorar cualquier actuación. Por no decir, no han dicho si les parece bien o mal la petición ni si sería o no ejecutable, aun fuera con matices.

Sorprende también la falta de opinión del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que acostumbra a ‘mojarse’ al ser cuestionado sobre cualquier asunto. Ymás cuando se trata de un tema que afecta de lleno a la ciudad y en el que el Ayuntamiento es siempre el centro de la diana de las iras de los vecinos. De la Torre afirmó ayer que se trata de un tema «en el que hay que tener la prudencia de conocer bien» y se mostró abierto a hablarlo con quien sea necesario.

El regidor sólo aseguró que cualquier cambio «debe avanzar muy en consenso con los residentes», ya que deben ser para mejorar tanto desde el punto de vista de la actividad productiva como de la calidad de vida de los vecinos afectados. Sobre lo único que sí se mojó, y en parte, fue la celebración de actuaciones musicales: «Siempre he pensado que la actividad musical debe ser más dentro que fuera, que todo eso puede hacerse siempre que haya un aislamiento acústico adecuado y que eso descargara de ruido el exterior».

Las medidas planteadas por la asociación Málaga Hostelería (Mahos) a la Junta de Andalucía inciden fundamentalmente en la ampliación de horarios de los bares de copas y en la posibilidad de que los restaurantes puedan acoger actuaciones musicales. En una reunión mantenida con responsables andaluces demandaron que los pubs adelanten la apertura a las 8 de la mañana para servir desayunos y retrasen el cierre hasta las 5 de la madrugada –una hora más que en la actualidad–. Igualmente pidieron que los restaurantes puedan acoger actuaciones musicales para dar un servicio añadido a sus clientes.

Junto a ellos, los empresarios de discotecas de la provincia han demandado poder habilitar una terraza como hacen los bares musicales y servir cenas en el interior de sus negocios. En esta misma línea también han solicitado una reducción del IVA en las copas, que en la actualidad está en el 21% y ellos quieren dejarlo en el 10%.

Esta petición formal se ha topado con la oposición frontal de los vecinos de las zonas afectadas por la marcha nocturna. En el caso de la capital, los residentes del Centro y de El Cónsul ya han anunciado que acudirán a los tribunales si la Junta finalmente accede a los deseos de los hosteleros. Incluso los residentes del casco antiguo no descartan acudir al Defensor del Ciudadano por los problemas que sufren a diario.

En un escrito remitido a la Delegación del Gobierno de la Junta, al área de Medio Ambiente y al Ayuntamiento de Málaga, los vecinos del Centro se niegan en rotundo a la aplicación de estas medidas porque «supondría reducir aún más si cabe el derecho fundamental al descanso del residente». Y no sólo eso, sino que muestran una total «desconfianza hacia las autoridades competentes» ya que nadie les informa sobre las actuaciones que se quieren desarrollar.

Yen la misma línea se posiciona la asociación El Romeral contra el Ruido, en donde esperan que estas peticiones «queden en agua de borrajas». «Es alucinante que pretendan ampliar la actividad conociendo la problemática que hay en muchos barrios; me parece de una desfachatez increíble», resumía el domingo su portavoz, Virginia Martin.

Anuncios

Vecinos plantan cara a la ampliación de horarios y terrazas en la hostelería

 images (3)

Residentes del Centro y del Romeral no descartan la vía judicial para evitar que la Junta autorice la reforma que piden bares, restaurantes y discotecas

La calle Luis de Velázquez, a rebosar de clientes. La calle Luis de Velázquez, a rebosar de clientes. / SUR
Vecinos plantan cara a la ampliación de horarios y terrazas en la hostelería

Residentes del Centro y del Romeral no descartan la vía judicial para evitar que la Junta autorice la reforma que piden bares, restaurantes y discotecas
JUAN SOTO | MÁLAGA @JJSotoT
26 octubre 2015
«Os estáis riendo de nosotros, en nuestra propia cara». La frase, del arquitecto y vecino del Centro Oscar Agudo, demuestra bien a las claras cuál es el sentimiento mayoritario de los residentes de la ‘almendra’ de la ciudad respecto a los excesos cometidos por los hosteleros y sus nuevas exigencias para cambiar el sector. Tras conocer que los empresarios de la provincia quieren dinamitar la actual regulación y han solicitado cerrar más tarde e instalar nuevas terrazas, los vecinos han mostrado su total rechazo a la petición argumentando que debería ser todo lo contrario, más bien limitar los horarios para reducir la contaminación en las zonas acústicamente saturadas.

En un escrito remitido a la Delegación del Gobierno de la Junta, al área de Medio Ambiente y al Ayuntamiento de Málaga, se niegan en rotundo a la aplicación de estas medidas porque «supondría reducir aún más si cabe el derecho fundamental al descanso del residente». Y no sólo eso, sino que muestran una total «desconfianza hacia las autoridades competentes» ya que nadie les informa sobre las actuaciones que se quieren desarrollar.

NOTICIA RELACIONADA
Los bares de copas quieren poner desayunos y cerrar a las cinco de la mañana
El escrito, firmado por la presidenta de la asociación de vecinos Centro Antiguo, Ester Ramírez, incluye a modo de ejemplo dos gráficos en donde se comprueba el exceso de contaminación acústica en la plaza Marqués del Vado del Maestre (Mitjana) a altas horas de la madrugada. «Según la actual situación en la que se encuentra el Centro, se puede considerar como una zona acústicamente saturada, debiéndose por ello mantener o incluso reducir los niveles de calidad acústica».

La plaza Mitjana, como cualquier noche de verano
La imagen que ilustra esta información no es una foto de archivo de cualquier noche de verano. La instantánea fue tomada la madrugada del sábado al domingo, a la 1,25 horas para ser más exacto, por un vecino del Centro cansado de denunciar las faltas cometidas por algunos empresarios de la plaza Mitjana y la calle Luis de Velázquez. Óscar Agudo, quien además es miembro de la junta directiva de la asociación de vecinos Centro Antiguo, denuncia que «pese a las promesas, ordenanzas y planes de aprovechamiento la situación de la plaza sigue igual que hace un año».

Este residente lamenta que «no existe voluntad» por parte de las administraciones para tratar de solucionar el problema y que las reuniones que han mantenido con Ayuntamiento y empresarios «no sirven para nada, tan sólo para alargar una situación donde los únicos que sufren las consecuencias son los que hoy por hoy viven aquí, en viviendas que no valen nada». Este arquitecto, que ha participado en diferentes encuentros para abordar una solución al problema, añade: «Es totalmente injusto lo que estamos sufriendo, ni planes de ruido ni nada de nada, esto no se puede consentir porque incumple todo tipo de derecho del residente».

Los vecinos han presentado estos documentos tras conocer que los hosteleros han solicitado a la Junta una revisión de los horarios de apertura y cierre y el actual nomenclator, que no se modifican desde el año 2002. Entre otras peticiones, los empresarios han solicitado que los bares de copas abran a las 8 para poner desayunos y atrasen la hora de cierre hasta las cinco de la madrugada. Además, los restaurantes han solicitado poder acoger actuaciones en directo, y las discotecas poner terrazas y servir cenas.

Demasiadas concesiones

Por todo ello, los residentes se preguntan «dónde están las ocho horas que se aconseja en la Organización Mundial para la Salud para dormir», ya que una vez que cierran los negocios deben entrar los servicios de limpieza y a las siete de la mañana ya están trabajando los camiones de reparto. «Estas concesiones continuas y permanentes hacia el sector empresarial de la hostelería están haciendo que entornos de este tipo se conviertan en lugares inhabitables favoreciendo la despoblación».

Virginia Martín, presidenta de la asociación El Romeral contra el Ruido, también suscribe todos los argumentos de los vecinos del Centro. Espera que estas peticiones «queden en agua de borrajas» y no descarta acudir a los tribunales si finalmente la Junta accede a sus demandas. «Es alucinante que pretendan ampliar la actividad conociendo la problemática que hay en muchos barrios; me parece de una desfachatez increíble». Esta vecina de El Romeral denuncia que en su zona los propietarios de los bares musicales campan a sus anchas «con la permisividad del Ayuntamiento», por lo que espera que la situación no se agrave aún más. «Si ya no podemos dormir, qué haríamos si logran amplían los horarios de todos los negocios».

A su juicio, si quieren más libertad, abrir antes y cerrar más tarde, deberían trasladarse a los polígonos industriales o a zonas en las que no haya vecinos, «donde no molesten a nadie y ejerzan su trabajo con total libertad y consideración hacia los residentes».

Los bares de copas quieren poner desayunos y cerrar a las cinco de la mañana

Los restaurantes piden a la Junta de Andalucía acoger actuaciones en directo y las discotecas autorización para tener terrazas y servir cenas

Desayunar en un bar de copas, escuchar música en un restaurante o cenar en la terraza de una discoteca. Los hosteleros creen que ha llegado el momento de desregularizar el sector y crear licencias mucho menos restrictivas que las actuales. Durante una reunión mantenida con la Junta de Andalucía, los responsables de bares y restaurantes de la provincia han exigido la modernización de una ley que data del año 2002 y que les reduce en exceso sus posibilidades de negocio.

La asociación Málaga Hostelería (Mahos), que agrupa a los principales negocios del ocio de la provincia, creen que la actual orden de horarios de apertura y cierre de los establecimientos públicos en la Comunidad Autónoma –que fue aprobada el 25 de marzo de 2002– se ha quedado algo obsoleta, ya que los usos y costumbres han cambiado en la última década. Y por ello, para ajustarla a la realidad del mercado, piden, entre otras cosas, que los bares musicales puedan abrir a las 8 de la mañana y trabajar de forma continuada hasta las 5 de la madrugada.

En la actualidad, este tipo de negocios no pueden abrir antes de las 12 horas y deben cerrar sus puertas a las 3 –las 4 los viernes, sábados y víspera de festivo–. En aquel momento, los responsables andaluces querían evitar que los pubs se convirtieran en ‘after hours’ y siguieran vendiendo copas durante buena parte de la mañana. Pero ahora el argumento ha cambiado:los hosteleros aseguran que este cambio sólo lo solicitan para poder servir desayunos y tener una ganancia extra.

El presidente de Mahos, Jesús Sánchez, asegura que sólo se trata de dar la posibilidad a los propietarios de los negocios y que no significaría que todos se pusieran a dar desayunos, aunque en algunas calles podría ayudar bastante al desarrollo de la actividad comercial. «La normativa actual está anquilosada cuando en el resto de sectores se tiende a una liberalización total», resume.

También defiende con vehemencia la ampliación del horario de cierre de estos negocios que le han propuesto a la Dirección General de Interior de la Junta de Andalucía. Desde el colectivo consideran que serviría para eliminar el ruido en la calle y las molestias a los vecinos «porque mientras los clientes están dentro de los bares no están hablando en la calle ni orinando en las esquinas». No sólo eso, sino que se generaría «un efecto acordeón, los clientes saldrían de forma más escalonada de los negocios y no se montaría tanto jaleo en la calle».

La propuesta de los hosteleros va mucho más allá hasta el punto de exigir a la Administración andaluza un nuevo nomenclátor, algo que se traduciría en la simplificación del catálogo de actividades empresariales que hay en la actualidad. Según la norma aprobada en el BOJA el 30 de marzo de 2002, existen siete categorías dentro del epígrafe de establecimientos de hostelería, cada uno con sus normas y restricciones. Ellos proponen crear una polivalente para adecuar la actividad a las necesidades de cada empresario.

SEGUIR LEYENDO AQUI

Teatinos, como el Centro, también sufre por exceso de terrazas y ruido. Los vecinos desconfían de la próxima ordenanza de ocupación de vía pública.

Teatinos, como el Centro, también sufre por exceso de terrazas y ruido. Los vecinos desconfían de la próxima ordenanza de ocupación de vía pública. Primer hito de las peatonalizaciones en el Centro: dan más espacio a hosteleros (?)

Virginia Martín, de ‘Romeral contra el Ruido’: “Lo seguimos pasando mal”. “La ordenanza ya permite limitar terrazas”. “No entendemos por qué se radicaliza nuestra posición, queremos que se regule la convivencia, no cerrar locales”

20/10/15. Sociedad. Teatinos también sufre el exceso de ocupación en vía pública de los hosteleros de Avenida Plutarco y alrededores. Aunque el Centro Antiguo concentra el 40% de las terrazas de toda la capital, los vecinos de la zona universitaria están agotados y conciliar el sueño con el exceso de ruido por los bares y pubs de la zona se les hace cada vez más difícil. No ven una solución inmediata en la próxima ordenanza…

…de ocupación de la vía pública que ya cocina el Ayuntamiento de Málaga y que estará lista para mediados del año que viene. Virginia Martín, portavoz de la plataforma Romeral contra el Ruido, recuerda a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com que con la actual ordenanza el Ayuntamiento de Málaga ya puede tomar medidas, aunque tampoco descarta que el próximo documento municipal ayude a paliar la situación tan conflictiva del barrio. Martín reconoce que hasta ahora su colectivo no ha tomado cartas en el asunto de la nueva ordenanza, pero a raíz de la llamada realizada por esta revista Romeral contra el Ruido podría plantear futuras reuniones con la concejala de distrito que desde mayo de este año es Teresa Porras. Los vecinos del Centro Antiguo ya han señalado en diversos medios de comunicación que la próxima ordenanza podría invitar a negocios a explotar más sus terrazas en calles estrechas de la zona. El Centro Antiguo está saturado; el 40% de las licencias de terraza de toda la ciudad se concentran allí. Virginia Martín, residente en El Romeral, comparte varios puntos de la reivindicación de los vecinos del Centro. “No pretendemos cerrar negocios, no entendemos por qué radicalizan tanto nuestra posición. Queremos que se cumpla la Ley y que se adopten medidas para regular la convivencia. Nada de generar desempleo, ni mucho menos”. Aun sin la ordenanza nueva publicada, la peatonalización del entorno de la Catedral ya deja sus primeros éxitos tras de sí: se instalan nuevas terrazas.

Seguir leyendo aqui

2e1ax_vintage_entry_Revista-El-Observador

Puerto Marina desmantela sus terrazas para ejecutar la sentencia contra el ruido

http://www.diariosur.es/costadelsol/201510/17/puerto-marina-desmantela-terrazas-20151017160624.html Una de las terrazas desmanteladas esta semana en Puerto Marina. / A. G. DIARIO SUR

Los locales de ocio de Puerto Marina han comenzado esta semana a desmantelar sus terrazas para ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que dio la razón a los vecinos ante los constantes problemas de ruidos procedentes del recinto portuario desde hace años. La concejala del Puerto, Encarnación Cortés, confirmó ayer a este periódico que la medida ha tenido lugar después de que los técnicos municipales detallasen los incumplimientos de la normativa en estos establecimientos, cuyos empresarios deberán realizar los cambios oportunos antes de abrir de nuevo las terrazas: «Quien no regularice su situación no podrá tener terraza, pero el proceso está siendo ordenado».

El TSJA condenó al Ayuntamiento a indemnizar a los vecinos que denunciaron los ruidos procedentes de locales de ocio ubicados en el puerto al entender que el Consistorio había desestimado iniciar acciones contra la contaminación acústica en esta zona. La sentencia indica a la Alcaldía que efectúe el control de la insonorización acordada y el establecimiento de equipos limitadores-controladores, siempre conforme a la normativa vigente.

Los vecinos se dirigieron al Ayuntamiento para denunciar la situación y pedir que se pusieran las medidas necesarias para que los ruidos cesaran. Frente a la falta de acción institucional, los vecinos interpusieron un recurso contencioso-administrativo. Después de que el Juzgado de Málaga desestimara el recurso, los afectados presentaron un escrito de apelación que fue estimado por el TSJA, que condenó a una indemnización económica a los afectados por el ruido en la cantidad que se acredite teniendo por base el precio del mercado de alquiler de sus viviendas.

Las primeras quejas fueron interpuestas en 1998. Desde entonces, los vecinos presentaron partes médicos y bajas laborales para demostrar el padecimiento «de enfermedades crónicas sobrevenidas por años en los que ha sido imposible pegar ojo».

Felizmente los vecinos de Puerto Marina podran descansar tranquilamente despues de esta resolucion judicial y la accion del Ayuntamiento de Benalmadena que ha actuado una vez que lo ha dictaminado el TSJA. Nosotros sin embargo, seguimos esperando que el Ayuntamiento de Malaga haga cumplir la ley despues de innumerables denuncias a las distintas areas municipales, pero no se enteran de que va esto o no se quieren enterar, nuestro siguiente paso es el mismo que estos vecinos, ir a los tribunales.

images (3)

MONITORIZACION EN DIRECTO DEL RUIDO DEL OCIO

A partir de hoy 03/10/2015 y desde nuestra web https://elromeralcontraelruido.wordpress.com/ podremos monitorizar ON LINE y en tiempo real las medidas de los sonometros instalados en El Romeral en Abril de 2015, noticia que recogimos aqui.

Aunque las ubicaciones son rotatorias debida a las diferentes campañas de recogida de datos, tenemos en El Romeral el triste honor de ser el unico barrio fuera del Centro Historico de Malaga en mantener los sonometros permanentemente desde el inicio de esta campaña de monitorizacion de ruidos, lo que demuestra la problematica que venimos padeciendo desde hace muchos años y agravada con el boom de la restauracion de baja calidad y bares de copas en la cual sus clientes dejan mucho que desear.

Esperemos desde la Junta de Distrito nº 11 el apoyo y el trabajo que consideramos mas que necesario para atajar este problema.

La nueva ordenanza obligará a dejar un paso de 2 metros entre las terrazas

La reforma de la ordenanza de Vía Pública que prepara el Ayuntamiento prevé asegurar un paso mínimo para los peatones en la acera

Los establecimientos deberán tener expuesto al público un croquis con la superficie autorizada para terraza y que ningún elemento sobrepase los límites – Málaga capital ha pasado de 587 permisos para poner sillas y mesas en la calle a disponer de 1.046 este año

Una de las grandes novedades de la nueva ordenanza de Vía Pública es que asegura un paso mínimo de dos metros para los peatones entre las terrazas de los bares y restaurantes, garantizando así un paso de seguridad mínimo, independientemente del ancho de la calle.

La concejala de Promoción Empresarial, María del Mar Martín Rojo, explicó que la reforma de la normativa se lleva elaborando desde hace dos años y medio y está a punto de ver la luz, después de haber sido consensuada con vecinos y hosteleros. La idea del nuevo texto es que simplifique los trámites y la redacción de los artículos «para que cualquier ciudadano pueda entenderla sin tener un abogado al lado».

Entre las novedades que se encuentran en el texto, cuya tramitación se quiere iniciar en octubre, es asegurar un paso mínimo de dos metros entre terrazas de los establecimientos de hostelería. Esto obligaría a replantear la actual organización de muchas calles del Centro Histórico, donde hay algunas muy estrechas y es además la zona más afectada por la ocupación de sillas y mesas.

Martín Rojo señala que el objetivo es asegurar un ancho suficiente para el paso de personas, cambiando el concepto de la ordenanza actual, que establece el espacio autorizado en función del ancho de la calle. Ahora el concepto se invierte y primero se asegura que haya un pasillo de dos metros de ancho y, a partir de ahí, se calcula la posibilidad de autorizar la instalación de terrazas. Además, advierte de que esta medida no sólo afectará a las terrazas de hostelería, sino también a expositores de comercios y cualquier ocupación de la vía pública.

Martín Rojo reconoce que esta medida supondrá una profunda reordenación de determinadas calles, pero insiste en que los propios hosteleros están de acuerdo en una mejor ordenación de las calles «porque eso les beneficia».

La concejala de Promoción Empresarial aseguró que la situación del Centro ha tenido mucho peso a la hora de definir la nueva ordenanza, con idea de que el ciudadano «no tenga la percepción de que peatonalizar una calle signifique que habrá más terrazas».

Información

Otro de los aspectos de la ordenanza es la mejora de la información a los clientes de la zona autorizada para instalar una terrazas. Cada establecimiento deberá tener expuesto un croquis con la zona autorizada para instalar sus mesas y sillas, además de seguir avanzando en la delimitación visual de esos espacios mediante la instalación de placas en el suelo.

La edil subraya que esto facilitará la labor de control de la Policía Local, ya que la normativa insistirá mucho en que no se sobrepasen los límites autorizados. A cambio, apuntó María del Mar Martín Rojo, será más flexible en el uso que el hostelero le dé.

Las atribuciones de la Policía Local se verán reforzadas en el texto en elaboración, ya que permitirá que ordenen la retirada de las terrazas en caso de reincidencias o infracciones graves, simplificando los trámites. Además, se regulará la instalación de toldos y se tendrá la posibilidad de decretar, de forma puntual y como medida excepcional, la limitación del horario de apertura. «No es algo que vayamos a utilizar habitualmente, pero es bueno que esté esa posibilidad», afirmó Martín Rojo.

La nueva ordenanza se quiere llevar para su aprobación en la junta de gobierno local a lo largo del mes de octubre, para que se apruebe provisionalmente en el pleno de noviembre y de pueda abrir un proceso de alegaciones. Esto permitirá que en la primera mitad del año próximo pueda entrar en vigor.

La edil aseguró que el nuevo texto busca «que nos adaptemos a la situación actual y que abordemos los problemas específicos de Málaga».

images (2)