Hosteleros se quejan de ser sancionados por exceder en centímetros la terraza autorizada

El Ayuntamiento intensifica la vigilancia de la ocupación de la vía pública y levanta más de treinta actas en los últimos diez días

 

 

images (3)

DÍA MUNDIAL CONTRA EL RUIDO

dia_int_del_ruido

 

Desde 1996, por iniciativa de la Sociedad Española de Acústica, el último miércoles de abril de cada año se celebra el Día Mundial contra el Ruido, con el objetivo de sensibilizar a la población que los sonidos molestos e irritantes que provocamos en la actividad humana, son perjudiciales tanto para nuestra salud como para el resto de ecosistemas que nos rodean.

Las actividades relacionadas con el Día Internacional sin Ruido en España están organizadas desde hace años por la Sociedad Española de Acústica con la colaboración de diferentes organismos públicos y entidades privadas.

El ruido, como otros agentes contaminantes, produce efectos negativos en el ser humano, tanto fisiológicos como psicosomáticos, y constituye un grave problema medioambiental y social.
La lucha contra el ruido es una acción individual y colectiva. El ruido no lo hacen sólo los demás, sino que lo hacemos todos.

Video Conferencia OMAU “Monitorado de Ruido en Malaga”

A continuacion os adjuntamos el video sobre la conferencia en el Observatorio del Medio Ambiente Urbano de Malaga sobre “Monitorado del Ruido en Malaga”

Esta noticia fue recogida aqui el 4 de Abril de 2016 y en la cual fue impartida por Luis Medina director General del Area de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Málaga, Guillermo de Arcas de la Universidad Politécnica de Madrid, Cristina Herranz de Vatia y Fernando López Santos de Sincosur.

 

Romeral Ruido Original

Málaga ordenará las terrazas de los bares en función de la saturación de cada zona

El Consistorio y los hosteleros rebajan el tono de su enfrentamiento y acuerdan estudiar los permisos teniendo en cuenta el número de negocios por área

Lucas Martín 22.04.2016 | 00:21

El nuevo enfoque pretende redistribuir la oferta y ampliar la ruta del Centro.

El Ayuntamiento de Málaga y las asociaciones Mahos y Amares, que funcionan ya en la práctica como un único colectivo, llegaron ayer a un principio de acuerdo para empezar a reordenar la hostelería del Centro y resolver la polémica de las terrazas por la vía selectiva, de manera que los controles, al igual que las posibles sanciones, se apliquen en función de las características de cada zona y, sobre todo, de su nivel de saturación y explotación por parte de los negocios.

En la primera reunión mantenida después del malestar suscitado por las inspecciones de la semana pasada, los hosteleros, que tienen pendiente con el Consistorio la revisión de la ordenanza que regula el uso de la vía pública, propusieron un plan que rompe con el tratamiento uniforme y divide el casco histórico en cuatro áreas de estudio, todas ellas perfectamente acotadas y definidas teniendo en cuenta como criterio principal el número de bares y resturantes y sus posibles puntos de colisión con la normativa.

Con este nuevo método de trabajo, tanto el Ayuntamiento como el sector pretenden ir dando solución zona por zona al problema de las terrazas y evitar al mismo tiempo que se formen nuevos espacios candentes de alta concentración, que son, en puridad, los que han despertado las alarmas y avivado las protestas de urbanistas y vecinos. La idea, de fondo, es que la oferta deje de aglutinarse y permita, de paso, revitalizar calles e, incluso, barriadas aledañas en las que todavía no ha entrado de lleno la moda de la restauración y del turismo gastronómico.

Según informó ayer Jesús Sánchez, presidente de Mahos, la recepción municipal a este proyecto ha sido positiva. Hasta el punto de que ya hay fijada una nueva reunión –la cuarta desde que arrancó la negociación– para examinar la situación de la primera de las cuatro áreas, que se corresponde con el anillo de calles al que pertenecen referencias como Sánchez Pastor, Santamaría o el Pasaje de Chinitas. «Entendemos que no podemos morir de éxito y que debemos buscar soluciones que sean buenas para la ciudad, los negocios y los vecinos. No es lo mismo instalar más mesas en una zona con muchos negocios que en otra que está con demanda potencial y semivacía», razona.

Para que la propuesta pueda ser aplicada con mayores garantías de éxito, las propias asociaciones de hostelería se han ofrecido para asesorar a los nuevos inversores que acudan al Ayuntamiento. Una labor que consideran esencial, ya que en muchas ocasiones los empresarios abren negocios sin haber sido advertidos de los límites que prevé la ley en cuestiones fundamentales para su supervivencia como la instalación de las terrazas o el uso de la música.

Para Jesús Sánchez, se abre una nueva etapa constructiva en la que ambas partes deben aprovechar para anticiparse a problemas futuros y diseñar un modelo de centro armónico y con capacidad para seguir aportando a la economía. «Muchas veces una lupa te permite apreciar la realidad en el detalle y ahí ganamos todos», puntualiza.

El estudio del distrito por zonas permitirá además abordar las diferencias de cada calle con la interlocución directa de sus protagonistas. «Entre los mismos empresarios se puede trabajar haciendo ajustes y que cada uno retire una mesa para evitar daños y multas», indica.

La buena sintonía que mostraron las partes en la reunión de ayer presume, de momento, el fin de una hostilidad que llegó a su máxima cota de alarma el pasado 11 de febrero, cuando los establecimientos, reunidos en asamblea, se plantearon, incluso, la posibilidad de convocar una huelga.

Los hosteleros confían en que la nueva visión del Centro sirva de guía a la ordenanza municipal de ocupación de la vía pública, que está en proceso de renovación, con el reto añadido de resolver el difícil puzle al que ha dado lugar el vertiginoso crecimiento de la ciudad y el despegue del turismo. Los tambores de guerra, se aplacan. A pesar de las redadas de hace sólo siete días.

 

images (2)

El Consistorio se reunirá con los hosteleros en plena guerra por las terrazas

Los bares y restaurantes protestan por las sanciones y la campaña de control que ha realizado el Ayuntamiento

Lucas Martín 19.04.2016 | 02:20

 

El Ayuntamiento de Málaga mantendrá el jueves una reunión con los representantes de la hostelería para intentar rebajar la tensión y reconducir la revisión de la ordenanza municipal que arbitra la proyección de los bares y restaurantes de la vía pública después de las protestas suscitadas por el establecimiento de sanciones y la campaña de control de las terrazas de los últimos días.

Las partes tratarán de buscar un acercamiento y continuar con el calendario de trabajo, que se ha visto fuertemente condicionado por las redadas municipales de la semana pasada, en la que muchos negocios del Centro se vieron afectados. Los hosteleros entienden que el Consistorio debería conceder una tregua y abstenerse de interponer nuevas sanciones hasta que esté perfilada la nueva normativa, que especificará el grado de ocupación permitido del espacio público. Además, piden que la ordenanza sea más flexible y tenga en cuenta el peso del sector para la economía.

Fuentes de la organización Amares informaron ayer a este periódico de que en el encuentro también participarán los representantes de Mahos, la otra gran asociación del sector y con la que se ha dado un paso decisivo para la fusión en una único colectivo.

 

images (2)

El Ayuntamiento ya envía cartas amenazadoras a los pequeños empresarios del Centro Antiguo con terrazas. ¿Recibirán una igual José Cobos, de El Pimpi; o Rafael Prado, del Café Central?

Comercio informa a empresarios que no renovarán sus licencias para ocupar calles estrechas como Santa María, que nace desde la Plaza de la Constitución y donde hay un problema de paso provocado por los escaparates y souvenirs

18/04/16. Sociedad. El Área de Comercio del Ayuntamiento de Málaga envía desde mediados de marzo escritos a los empresarios de calle Santa María para informarles de que el año que viene no verán sus licencias de ocupación renovadas. Esta estrecha vía parte del lateral de la Constitución y el problema al que se refiere el Consistorio en sus textos existe: algunos negocios que dificultan el tránsito con mesas o…

…estantes de recuerdos. Sin embargo van a pagar justos por pecadores, mientras el problema persiste en puntos muy inmediatos como en la misma plaza, con el Café Central; o cerca de Alcazabilla, con la bodega El Pimpi. ¿Recibirán sus propietarios cartas como a la que ha tenido acceso EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com?

INFORMES firmados por el Área de Comercio y Vía Pública están trasladando a los empresarios de calle Santa María que no se renovarán en 2017 “las autorizaciones vigentes para la ocupación de la vía pública con mesas y sillas” o expositores. La Casona del Parque empieza a atajar un problema del que se vienen quejando los vecinos desde hace años. Sin embargo, van a pagar justos por pecadores. Sorprende que los primeros negocios damnificados por las medidas municipales sean cafeterías de horario vespertino con terrazas moderadas, y no grandes locales como El Pimpi. En el negocio de José Cobos se dificulta el tránsito entre la Plaza de la Judería y la Plaza Zegrí a veces incluso con sombrillas y parasoles.

EN una de las misivas remitidas por el equipo de Gobierno municipal, a la que ha tenido acceso esta revista, se apunta a que “por ser puntuales y en aras a facilitar puntos de encuentro y esparcimiento en el Centro Histórico de nuestra ciudad, y aun a pesar de su estrechez, se han estado autorizando ocupaciones de la vía pública en calle Santa María con mesas y sillas”. El Ayuntamiento acredita así su preocupación por los vecinos del barrio, entendiendo que la necesidad básica del ciudadano, la de descansar en su propia ciudad, se colma con la proliferación de terrazas privadas en lugar de con la promoción de bancos y parques públicos.

PERO, lejos de abundar en los problemas reales de ocupación de la vía pública (entre los que El Pimpi y el Café Central son dos de sus máximos exponentes, pero no los únicos), el Ayuntamiento adecenta una estrecha vía. Una calle en la que existe el problema de ocupación de la vía pública fundamentalmente por restaurantes y tiendas de souvenir, pero en la que no todos los privados abusan por igual de la calzada.

EL informe en cuestión prosigue. Alude a los elementos que “dificultan todos ellos sensiblemente el tráfico peatonal” por la calle Santa María. “Hecho que se pone de manifiesto de forma ostensible con motivo de eventos y festividades (Feria, Semana Santa, etc.) al ser, la de Santa María, calle de paso obligado y de interconexión con zonas del centro visitadas por los turistas. Y a esto hay que sumar que por simples medidas de seguridad se hace aconsejable dejar el paso expedito en esa calle”.

LA carta apunta que los expositores solo tendrán que verse reducidos, pero la eliminación de las terrazas es total. El Ayuntamiento defiende que no es una propuesta arbitraria, ya que se formula “atendiendo al interés público, afecta a la totalidad de la calle y a cualquier actividad que pretenda desarrollar en la misma y que suponga una ocupación de la vía pública”.

UNA de las dos asociaciones de la patronal hostelera, MAHOS, confirmó el viernes pasado a La Opinión de Málaga la llegada de los primeros avisos para esta vía, y no descartó realizar movilizaciones o volver a poner sobre la mesa un posible paro laboral como medida de presión al Ayuntamiento. Los empresarios siguen denunciando un “acoso” mientras que los vecinos, exasperados, solo quieren tranquilidad en su barriada y poder caminar sin que los paseos se conviertan en carreras de obstáculos.

2e1ax_vintage_entry_Revista-El-Observador

 

 

La hostelería carga contra el Ayuntamiento de Málaga por no aplicar una moratoria con las terrazas

El sector reprocha al Consistorio que continúe con las redadas en plena negociación de la nueva ordenanza municipal – El Centro fue este viernes nuevamente, y por segundo día consecutivo, escenario de inspecciones – Las partes se reúnen el próximo miércoles para intentar acercar posturas

Lucas Martín 16.04.2016 | 05:00

El enfrentamiento del Ayuntamiento de Málaga y el sector de la hostelería regresa a su punto de máxima tensión. La última campaña de control iniciada por los técnicos municipales, que barrió ayer y el pasado jueves las calles del Centro Histórico, ha vuelto a encender los ánimos de los empresarios de restauración, que no entienden que el Consistorio continúe con la misma política de sanciones a pesar de que ambas partes se encuentran a la espera de la revisión y negociación de la normativa que regula al sector.

Los bares y restaurantes, informa la asociación Mahos, reprochan al alcalde de Málaga,Francisco de la Torre, que no se haya decantado por aplicar una moratoria que, si bien nunca fue formalmente concedida, es demandada por los hosteleros como punto básico de buena fe para que fructifique la negociación. Para José Simón Martínez, portavoz de la asociación Mahos, resulta difícil de explicar que en pleno proceso de diálogo el Consistorio no deponga su actitud y prosiga con la escalada de inspecciones, lo que ha acabado por hostilizar a buena parte de los encargados de los establecimientos.

La crisis provocada por la ordenación de las terrazas estuvo a punto de levantar el hacha de guerra definitiva el pasado mes de febrero, cuando el sector, congregado en asamblea, coqueteó, incluso, con la idea de la huelga. La situación, salvo por el periodo de tregua que sucedió a los paros de Limasa, no ha variado mucho desde entonces. Sobre todo, tras los episodios de esta semana, que atestiguan que las diferencias están todavía lejos de encontrar un punto de solución.

A última hora de la tarde de ayer, sin ir más lejos, el Centro continuaba siendo escenario de nuevas rondas de vigilancia y supervisión. El Ayuntamiento no afloja y mantiene abierta una doble vía de actuación que desespera a la hostelería; por un lado, sigue adelante con su intención de dialogar y, por el otro, cumple a rajatabla con la actual normativa, que limita la extensión de las terrazas y plantea multas en caso de incumplimiento y exceso de ocupación.

Fuentes municipales confirman lo que ya advertían en estas mismas páginas ayer los miembros de Mahos: el Consistorio, instigado también por las demandas vecinales, ha empezado ya a decretar la retirada total de licencias en las calles más conflictivas, entendiendo por éstas las que dejan menos espacio libre para el peatón. La primera en verse afectada por esta decisión ha sido el céntrico pasaje de Santamaría, donde ningún negocio, al menos que cambie la ley, podrá funcionar el próximo año con sus terrazas operativas. «Son permisos que se renuevan anualmente y cuya continuidad depende de que se ajusten a la norma», señalan.

Las empresas adheridas a Mahos, que está en pleno proceso de fusión con Amares, la otra asociación del gremio, ya han comenzado a intensificar los contactos con los representantes del colectivo para hacerles constar su indignación. De acuerdo con José Simón Martínez, son decenas los responsables de bares y restaurantes que a diario acuden a ambas organizaciones en busca de protección. En la mayoría de los casos, además, con notables dosis de hartazgo, por lo que no se descarta que se pueda producir una nueva convocatoria de movilizaciones. El próximo miércoles, aclaran las fuentes municipales, está prevista una nueva reunión Los hosteleros creen, no obstante, que las inspecciones continuarán.

El borrador de la futura Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública establece entre otras cuestiones que el Ayuntamiento podrá cerrar de forma temporal las terrazas de los negocios infractores un máximo de 30 días y si se exceden de los metros autorizados o producen molestias a los vecinos, podrían ser sancionados con el cierre entre 10 y 30 días, al margen de la correspondiente sanción económica.

images (2)

Los hosteleros avivan su malestar por la nueva ofensiva contra las terrazas

Los empresarios de la hostelería, que no descartan movilizaciones, denuncian el inicio de la retirada de permiso en las calles más estrechas del Centro

Los establecimientos piden revisar la ordenanza con flexibilidad y cesar la imposición de sanciones.

Malestar, de nuevo, en la hostelería. Dos meses después de la primera amenaza de huelga, el Ayuntamiento y los bares y restaurantes de Málaga continúan sin resolver sus diferencias en cuanto a la ocupación de la vía pública y el control de las terrazas. Los empresarios, que escenificaron un periodo de tregua y de bloque común con el Consistorio durante los días de crisis de Limasa, vuelven ahora a la carga para pedir que cese lo que consideran como un «acoso» permanente por parte de los servicios municipales, que, según denuncia el colectivo Mahos, no han dejado de interponer multas e, incluso, plantear en algunos casos la retirada total de la licencia que permite despachar en las calles.

De acuerdo con José Simón Martínez, portavoz de la organización, la nueva ofensiva del Ayuntamiento ha acabado por movilizar al sector, que lleva varias semanas arremolinado en torno a reuniones internas y estudiando posibles reacciones. De momento, no se descarta la convocatoria de movilizaciones. Y menos aún, si las autoridades locales continúan con la actual política sancionadora, que, por primera vez en los últimos meses, indica, ha empezado a amenazar, en diferentes puntos, con prohibiciones integrales. Es el caso de la céntrica calle Santa María, donde, como ya se ha hecho saber a la asociación, se retirará todo permiso para disponer, en suelo público, de instalaciones adicionales. «Las informaciones con las que contamos nos llevan a pensar que no es una excepción y que decisiones como ésta irán a más en las próximas revisiones», resalta. Este periódico intentó hasta última hora de ayer conocer la versión del Ayuntamiento, que no se manifestó al respecto.

Con el conflicto de fondo entre el uso residencial y comercial del espacio, los establecimientos temen que las retirada de mesas y sillas, lejos de detenerse, se reanude con fuerza y piden tranquilidad para no perjudicar a un sector, que con los datos de la EPA en la mano, se sabe el auténtico motor de la economía y del empleo de Málaga. «Esto no sólo nos daña a nosotros, sino a toda la ciudad», precisan.

Los hosteleros piden al Consistorio que cuente con ellos para elaborar la nueva ordenanza municipal de ocupación de la vía pública. Una normativa que, planteada en sus anotaciones iniciales, no está hecha para satisfacer las reivindicaciones del sector, que la considera aún más restrictiva que la que está actualmente vigente. Los primeros borradores, de hecho, plantean la concesión de mayor espacio para los peatones. E, incluso, han trascendido algunas propuestas como la planteada por los técnicos el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), que recomiendan dejar libre para la circulación un mínimo de tres metros por calle. La idea, de incluirse en la ley, supondría la reconfiguración de buena parte de la fisonomía del Centro. Especialmente, en las calles que, como la citada Santa María, no admiten, por su tamaño, demasiada convivencia entre los diferentes usos urbanos.

El 40 por ciento de las terrazas autorizadas en Málaga se concentran en la zona histórica, que es asimismo la más frecuentada por los turistas que visitan la ciudad a diario. Una circunstancia, esta última, que ha llevado a los hosteleros a defender la concesión de un estatuto especial que facilite la implantación de mesas y sillas y otorgue mayor libertad en materia de horarios. El otro gran foco del conflicto está en el distrito de Teatinos, donde la proliferación de negocios también ha despertado, y en diferentes ocasiones, las protestas de los vecinos.

Las pretensiones de los hosteleros, que cuentan con el respaldo airado de la mayoría del sector, chocan en algunos de sus planteamientos con la filosofía del propio OMAU, que, en sus informes técnicos, ya ha advertido de las consecuencias negativas a medio y largo plazo que podría acarrear el exceso de concentración de bares y restaurantes y la falta de armonía con la vida residencial.

 

images (2)

Adjudicados los estudios para la declaracion de zonas ZAS en Teatinos y el Centro Historico

La empresa Sincosur, sera la encargada de realizar los estudios tecnicos y asesoramiento para la declaracion de zonas ZAS (Zonas Acusticamentes Saturadas)  y de zona ZPAE (Zonas de Protección Acustica Especial) asi como la elaboracion de la propuesta de planes zonales de actuacion, despues de la noticia recogida aqui en la que comentabamos el inicio por parte del Area de Medio Ambiente de los tramites para las declaraciones de Zonas ZAS en Teatinos-EL Romeral y el Centro Historico.

El texto publicado por la empresa Sincosur el 11 de Febrero dice asi:

 

ADJUDICACION DECLARACION ZONAS ACUSTICAS ESPECIALES DE MALAGA

Romeral Ruido Original

OMAU MALAGA: CONFERENCIA SOBRE LOS CONTROLES DE RUIDO

El Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) acogió el Jueves 31 de Marzo  una conferencia sobre el proyecto que puso en marcha el Ayuntamiento para medirlos niveles de ruido en los diversos puntos de la ciudad mediante sensores. La charla fue impartida por Luis Medina director General del Area de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Málaga, Guillermo de Arcas de la Universidad Politécnica de Madrid, Cristina Herranz de Vatia y Fernando López Santos de Sincosur.

Un primer informe sobre los resultados de estas mediciones confirmó que superan lo recomendado en zonas del Centro y Teatinos-El Romeral donde se concentran la mayoría de los locales de ocio y hostelería.

Entre las medidas que se apuntan en ese informe para evitar esta problemática están  las de establecer tasas por ruido y limitar los permisos de apertura de negocios.

 

images (3)